02 noviembre 2014

'Relatos salvajes': la película perfecta para tiempos de crisis

“La difusa frontera que separa la civilización de la barbarie, el vértigo de perder los estribos y el innegable placer de perder el control” es, en palabras de su guionista y director, Daniel Szifron, la base de Relatos salvajes, película que, no sólo se ha convertida en la más taquillera de Argentina en 2014 (con más de 3 millones de espectadores), sino también en la más vista internacionalmente de la historia del país (y eso que sigue en cartelera). Además, ha sido una de las más vistas durante la pasada Fiesta del Cine.

Imagen promocional de Relatos salvajes
Imagen promocional de Relatos salvajes
Siguiendo con las declaraciones del director, la cinta consta de seis historias autoconclusivas sobre “situaciones conflictivas de la cotidianeidad (…) que como ciudadanos comunes reprimimos tras medir el costo-beneficio de una acción, optando por ser menos impulsivos y no responder a las agresiones externas”. La combinación de violencia exagerada y humor negro da lugar a múltiples momentos memorables sobre personajes obligados a traspasar sus propios límites por motivos tan comunes como multas injustas, peleas de carretera y bodas estropeadas por las mentiras. La popularidad de cintas como Oldboy (Park Chan-wook, 2003) y Malditos bastardos (Quentin Tarantino, 2009) puso de manifiesto el atractivo que la venganza despierta entre los espectadores, pero la clave de Relatos salvajes radica en su capacidad de transformar esos impulsos en momentos desternillantes, pudiendo así llegar a un tipo de público mucho más amplio.

Julieta Zylberberg y Rita Cortese en Relatos salvajes (2014)
La historia 'Las ratas' plantea una duda razonable:
¿si el veneno caduca... es más o menos dañino?
El reparto coral de la cinta incluye a dos de los intérpretes argentinos más importantes del momento: Ricardo Darín (Nueve reinas, de Fabián Bielinsky, 2000) y Leonardo Sbaraglia (Sin retorno, de Miguel Cohan, 2009), quienes comparten protagonismo con, entre otros muchos, Oscar Martínez, Érica Rivas, Rita Cortese, Julieta Zylberberg, Osmar Núñez, María Onetto, Darío Grandinetti. Todos ellos aprovechan bien sus pocos minutos en pantalla para dejar huella en el espectador con interpretaciones exageradamente divertidas.

La cinta está coproducida por la productora argentina K&S Films y la española El Deseo. Fue el éxito de la excelente Tiempo de valientes (2005), segundo trabajo de Szifrón, lo que animó a los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar a producir su siguiente película, que ha tardado nueve años en llegar (demasiado tarde para el recientemente fallecido padre del cineasta, a quien está dedicada la obra).

Póster de Relatos salvajes (2014) con Leonardo Sbaraglia
La excelente promoción de la publicidad incluye
distintos pósters con los protagonistas de las seis historias
Además de ser recibida con grandes ovaciones en los prestigiosos festivales de Cannes y San Sebastián (donde obtuvo el Premio del Público a mejor película europea), la cinta ha batido todos los récords en las nominaciones a los Premios Sur de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográfias de Argentina, obteniendo veintiún increíbles menciones. De hecho, está nominada en todas las categorías —desde la colorista fotografía de Javier Juliá hasta la sarcástica música del oscarizado Gustavo Santaolalla (Brokeback Mountain, de Ang Lee, 2005)— con la única excepción de la concerniente a mejor actriz revelación, obteniendo, no obstante, once candidaturas en los otros cinco apartados interpretativos. Además, es la representante del país en los Oscar (mejor película de habla no inglesa) y los Goya (mejor película latinoamericana), para los que cuenta con grandes posibilidades.

El éxito de la película no sólo se debe a la gran calidad técnica, narrativa e interpretativa de la misma, sino a su perfecta temática. Los tiempos de crisis, empeorados por las injusticias y las malas gestiones, llevan a muchos a explotar… y a otros muchos a desear hacerlo. A menudo el cine se convierte en una prolongación de lo que deseamos pero no nos atrevemos a hacer y esta película permite a los espectadores dejarse llevar por acciones que jamás realizarían en la vida real y sonreír con una mezcla de satisfacción y culpabilidad. Relatos salvajes aún tiene que superar a Ice Age 4: la formación de los continentes (Steve Martino y Mike Thurmeier, 2012) como la película más vista en Argentina, pero, lo consiga o no, ya tiene un lugar asegurado en los libros de historia del cine latinoamericano. 


© El copyright del texto pertenece exclusivamente a Juan Roures
© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...