05 febrero 2016

'Carol': la elegancia de Todd Haynes, Cate Blanchett y Rooney Mara

Décadas después de su publicación, Carol se mantiene como una de las obras literarias más especiales de todos los tiempos. Y es que, aun siendo internacionalmente conocida por sus novelas negras, Patricia Highsmithque la publicó con el título El precio de la sal y bajo el pseudónimo de Claire Morgan— dio a la comunidad LGTB el mejor regalo que esta podría haber recibido en pleno 1952: una historia donde una relación lésbica era finalmente posible; una historia donde el amor entre personas del mismo sexo era tratado con respeto, naturalidad, belleza y, sobre todo, esperanza; una historia ciertamente visionaria que muchos (y, sobre todo, muchas) han leído una y otra vez.

Rooney Mara y Cate Blanchett en Carol (Todd Haynes, 2015)
El trabajo de Rooney Mara y Cate Blanchett han sido
reconocidos por todas los premios importantes del año
Por supuesto, el estreno de su adaptación cinematográfica en el pasado Festival de Cannes fue todo un acontecimiento que se zanjó con críticas excelentes y el premio interpretativo para Rooney Mara, a quien descubrimos hace muy poco gracias al innecesario remake Los hombres que no amaban a las mujeres (David Fincher, 2011). Extrañamente, la actriz hubo de compartir el galardón con Emmanuelle Bercot (Mi amor, de Maïwenn Le Besco) en lugar de hacerlo con su magnífica compañera de reparto, la doblemente oscarizada Cate Blanchett, con la que conforma en Carol una de las parejas cinematográficas más especiales del año, anteponiéndose la sutil candidez de la primera a la carismática fuerza de la segunda. Y es que esta obra supone para las lesbianas lo que Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005) fue hace diez años para la gais: el reconocimiento definitivo a su existencia en forma de una película que, sin ser necesariamente comercial, da al amor homosexual el justo tratamiento que la historia del cine le ha negado. De hecho, tal y como hizo el inusual western romántico protagonizado por Heath Ledger y Jake Gyllenhaal, Carol ha sido una de las protagonistas de la temporada de premios aun cuando el agridulce final la ha dejado fuera del Óscar a mejor película (suceso que recuerda a la noche en que Brokeback Mountain perdió la estatuilla a favor de la mucho menos aplaudida Crash, de Paul Haggis, tras dominar la temporada…). [Más sobre las nominaciones al Óscar aquí]

02 febrero 2016

Las Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos 2016 prefieren 'Truman' a 'La novia'

A pocos días de los Goya, Truman ha disfrutado de un fuerte impulso al hacerse con cinco Medallas del Círculo de Escritores en una ceremonia conducida por Elena Furiase y Canco Rodríguez: película, dirección (Cesc Gay), guion original (Cesc Gay y su colaborador habitual, Tomás Aragay), actor (Ricardo Darín) y actor secundario (Javier Cámara, aun siendo protagonista), repitiendo así el triunfo que vivió en los Premios Forqué. Se trata no obstante de la primera vez que vence a la todopoderosa La novia, que no participaba en estos últimos galardones a causa de la fecha de estreno pero le venció hace unos días en los Premios Feroz. Ante un año bastante irregular para nuestro cine, los académicos se debaten entre dos alternativas de corte opuesto: una emotiva y naturalista comedia sobre el valor de la amistad y una imponente tragedia marcadamente formalista [todo sobre las nominaciones al Goya aquí]. Como suele ser habitual, ambas vieron la luz en el prestigioso Festival de San Sebastián, donde también se estrenaron las favoritas de la pasada edición, La isla mínima y Magical Girl.

Las 71 Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos
El equipo de La novia a su llegada al Cine Palafox
de Madrid, conde se celebró la gala de las MEC
La visualmente apabullante adaptación de las Bodas de Sangre de Federico García Lorca sufrió un revés más anoche al perder Inma Cuesta el galardón concerniente a mejor actriz, recogido para la también excelente Natalia de Molina (Techo y comida), quien, con el Forqué bajo el brazo, se postula como su principal contrincante de cara a los Goya. Aun así, no puede decirse que La novia fuera del todo maltratada, ya que se hizo con cuatro medallas: mejor actriz secundaria para Luisa Gavasa, guion adaptado para Paula Ortiz y Javier García Arredondo, fotografía para Miguel Amoedo y música para el japonés Shigeru Umebayashi, todos ellos favoritos para los premios de la Academia con pleno merecimiento.

30 enero 2016

¿Ganará Leonardo DiCaprio el Óscar a mejor actor por ‘El renacido’?

Hace unos meses, escribí un artículo explicando por qué Leonardo DiCaprio no tiene ningún Óscar [podéis leerlo aquí]. Mucho ha llovido desde entonces: los premios de la Academia se acercan y lo que ahora verdaderamente quiere saber todo el mundo es: ¿será este por fin el año de DiCaprio? Si sois fans del actor californiano, tengo una buena noticia para vosotros: indudablemente, Leonardo DiCaprio ganará el Óscar por El renacido, la aclamada película de Alejandro G. Iñárritu, aun cuando la mayoría de las exageradas doce nominaciones del film no deberían pasar de ahí [todo sobre las nominaciones aquí].

Leonardo DiCaprio en El renacido (Alejandro. G. Iñárritu, 2015)
El renacido es la película que Leonardo DiCaprio
necesitaba para hacerse por fin con el Óscar
En el anterior mencionado, defendí a capa y espada que, si DiCaprio nunca gana el Óscar, no es porque la Academia le tenga manía ni porque sus trabajos no estén a la altura del galardón, sino por la alta competencia a la que se ha enfrentado las cuatro veces que ha estado nominado. En general, le han arrebatado la estatuilla intérpretes que, sin ser superiores a él, sí ofrecían interpretaciones superiores (o al menos más llamativas) en los años en que él estaba nominado: Tommy Lee Jones por El fugitivo (Andrew Davis, 1993), Jamie Foxx por Ray (Taylor Hackford, 2004), Forest Whitaker por El último rey de Escocia (Kevin MacDonald, 2006) y finalmente Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club (2013). Este última causó especial indignación: ¿merece antes el Óscar una interpretación excelente aislada que un actor siempre excelente? Aunque parezca mentira, la respuesta es afirmativa: los Oscars no premian intérpretes, sino interpretaciones, con lo que para hacerse con uno de ellos hay que ser un gran intérprete y, a la vez, ofrecer la mejor interpretación del año. Y eso no es precisamente fácil. Ni necesariamente difícil: depende del contexto.

29 enero 2016

'Embarazados': persiguiendo la paternidad (y/o la felicidad)

Que la comedia sea el género más infravalorado por los españoles es una verdadera pena, porque probablemente sea también el que mejor se nos da. Así lo demuestra una vez más la simpática Embarazados (2016), en la que Paco León y Alexandra Jiménez se enfrentan a las dificultades de la fecundación in vitro (y de la propia paternidad) con la justa dosis de humor y dramatismo, ganándose al espectador desde el primer minuto.

Alexandra Jiménez y Paco León en Embarazados (Juana Macías, 2016)
Paco León y Alexandra Jiménez se enfrentan a los
conflictos de la paternidad en la divertida Embarazados
Embarazados es la segunda película de Juana Macías, quien sorprendió en 2010 con su aplaudido debut Planes para mañana, que le dio el galardón correspondiente a mejor dirección en el Festival de Málaga y la nominación al Goya a mejor dirección novel. En esta ocasión, la realizadora cambia el drama por la comedia, pero mantiene la combinación de astucia narrativa y melancólica emotividad que impulsó su primer trabajo, conformándose como una figura a la que seguir la pista a partir de ahora. De hecho, la obra es un recordatorio de que las mejores comedias saben renunciar de vez en cuando a la risa para conquistar el corazón del espectador, clave del éxito de notables cintas recientes como 3 bodas de más (Javier Ruiz Caldera, 2013), Ocho apellidos vascos (Emilio Martínez-Lázaro, 2014) o Requisitos para ser una persona normal (Leticia Dolera, 2015). Nada mejor que la empatía para ganarse la sonrisa del espectador más exigente.

26 enero 2016

Las 'Pesadillas' de R. L. Stine inspiran una divertida película

Considerado el “Stephen King de la literatura infantil”, R. L. Stine ha vendido cerca de 400 millones de libros, la mayoría gracias a su prolífica serie Pesadillas, con la que adentró a niños de todo el planeta en el mundo del terror durante los años noventa. Tal es la amplitud de ese fenómeno, que sorprende que la adaptación cinematográfica haya tardado tanto en llegar. Ante el resultado, parece que la espera ha merecido la pena, si bien el estreno de Pesadillas (Goosebumps, 2015) ha pillado a los lectores de los libros originales algo mayorcitos para recibirla como se merece.

Jack Black, Dylan Minnette, Ryan Lee y Odeya Rush en Pesadillas (2015)
Jack Black, Dylan Minnette, Ryan Lee y Odeya Rush
protagonizan la adaptación cinematográfica de Pesadillas
Tras las poco imaginativas cintas de animación El espantatiburones (2004) y Monstruos contra alienígenas (2009) y la infame aventura de acción real Los viajes de Gulliver (2010), resulta chocante que Sony haya confiado en Rob Letterman para dirigir una de sus películas más esperadas, si bien es cierto que no era necesariamente la dirección lo peor de estos tres títulos. En este caso, el guion —la parte más importante e infravalorada de este tipo de producciones— lo firman tres hombres acostumbrados al trabajo en equipo: Carl Ellsworth —coguionista de la entretenida Disturbia (D. J. Caruso, 2007)—, Darren Lemke —uno de los creadores de la infravalorada Jack el cazagigantes (Bryan Singer, 2013)— y Larry Karaszewski —coganador del Globo de Oro por el libreto de El escándalo de Larry Flynt (Milos Forman, 1996)—, siendo el resultado imaginativo pero fiel a la esencia de los libros (a destacar la habilidad de enlazar pequeños sustos con sus respectivas explicaciones hasta que estas se agotan y el terror imaginado se vuelve real, quizá el principal elemento identificador de aquellos).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...