10 febrero 2020

Premios Oscar 2020: 'Parásitos' abre las puertas de Hollywood al mundo

Por fin. No sólo la ceremonia de la 92ª edición de los Premios Oscar ha sido la más fresca y rítmica en mucho tiempo, sino que además nos ha dejado un palmarés excelente, confirmando el poder del séptimo arte más allá de la lengua anglosajona. Así, en un sorprendente y bienvenido giro de acontecimientos, la obra maestra surcoreana Parásitos se ha convertido en la gran triunfadora de la noche y, lo que es más importante, en la primera película de habla no inglesa que se alza con la estatuilla principal, la cual ha acompañado de las relativas a mejor director, mejor guion original y, claro está, mejor película internacional. Bong Joon-ho ha seguido así los pasos de Alfonso Cuarón, quien, con Roma, se quedó el año pasado a las puertas de este honor, y lo ha festejado con suma humildad, dedicando su triunfo al gran perdedor de la noche: Martin Scorsese, que con El irlandés ha corrido el mismo destino que hace 17 años con Gangs of New York: 10 nominaciones y 0 premios.

Penélope Cruz y Bong Joon-ho, Oscars 2020
Penélope Cruz fue la encargada de entregar el premio a
mejor fime internacional a Bong Joon-ho por Parásitos
Pero el ninguneo a El irlandés se veía venir (seamos sinceros: ni siquiera merecía tantas nominaciones), con lo que la derrota que pasará a los libros de historia es la de la visualmente impresionante pero narrativamente cuestionable 1917, de Sam Mendes, que partía como favorita tras los triunfos en los BAFTA, los Globos de Oro y los sindicatos de directores y productores y sin embargo sólo ha conseguido finalmente tres menciones técnicas: fotografía (segunda estatuilla en sólo tres años para Roger Deakins, quien curiosamente precisó de 13 nominaciones para recoger la primera, por Blade Runner 2046), mezcla de sonido y efectos visuales. Aparte de los dos premios principales y aquellos donde no tenía ninguna posibilidad (maquillaje y peluquería, guion original y música), se le han escapado los relativos al montaje de sonido, recogido por la harto convencional Le Mans '66, de James Mangold (donde también ha recaído el mejor montaje gracias a la perfecta orquestación de las carreras), y al diseño de producción, recibido merecidamente por Érase una vez en... Hollywood por su detallada, colorida y vivaz recreación del Hollywood de los 60. En cualquier caso, ambos entorchados deberían haber ido a manos de Parásitos, cuya brillantez en dichos apartados quizá siga siendo demasiado sutil para los académicos.

Laura Dern y Diane Ladd, Oscars 2020
Laura Dern dedicó su premio a sus padres, los también
actores Diane Ladd (su acompañante) y Bruce Dern
Por la que supuestamente es la penúltima película de Quentin Tarantino ha recogido su primer Oscar interpretativo (ya tenía uno como productor de 12 años de esclavitud, 2013) una de las grandes estrellas del momento, Brad Pitt, quien ha vencido como secundario aun cuando su rol es claramente protagonista, imponiéndose a verdaderas interpretaciones de reparto como la de Tom Hanks en la harto infravalorada Un amigo extraordinario, de Marielle Heller. En su discurso, menos hipnótico de lo que nos tenía acostumbrados esta Oscar Race, el carismático intérprete ha vuelto a conjugar el humor, las pullas políticas y las alabanzas al que ya fuera su director en Malditos bastardos (2009). De todos modos, su victoria estaba cantada, como lo estaba también la de Laura Dern por Historia de un matrimonio, de Noah Baumbach, aun cuando su compañera de reparto en la igualmente maravillosa Mujercitas de Greta Gerwig (por la que Jacqueline Durran ha conseguido un merecido segundo Oscar tras el recibido por Anna Karenina hace 7 años), Florence Pugh, era una candidata incluso mejor. Está claro que la estricta calidad de las interpretaciones no es ya la prioridad de la Academia, que ha preferido honrar a una innegablemente gran actriz que nunca había ganado hasta ahora pese a contar con una carrera capaz de incluir al mismo tiempo el Terciopelo azul (1986) de David Lynch y el Jurassic Park (1993) de Steven Spielberg.

Joaquin Phoenix, Renée Zellweger y Brad Pitt, Oscars 2020
Joaquin Phoenix, Renée Zellweger y Brad Pitt,
tres estrellas en la cima del mundo
Los cuatro intérpretes favoritos han cumplido con las expectativas, completando lo que se conoce como la carrera perfecta (Globo de Oro, Critics' Choice Award, SAG, BAFTA y Oscar), algo que no deja de ser aburrido y falto de inspiración. Renée Zellweger ha disfrutado de un regreso a lo grande tras varios años en la oscuridad al recoger su primera estatuilla protagonista (ya ganó como secundaria hace 16 años por Cold Mountain, lo que con seguridad le sabía a poco) por un trabajo donde ha puesto muchísimo de sí misma: la transformación en Judy Garland para el convencional pero no desestimable biopic Judy, donde Rupert Goold entrelaza dos etapas clave de la vida de una de las estrellas más icónicas de la historia del celuloide, ambas, eso sí, tristísimas. Entretanto, Joaquin Phoenix ha aprovechado su triunfo por Joker (personaje que también dio el Oscar a Heath Ledger, por El caballero oscuro, 2008) para reivindicar una vez más el ecologismo y algo mucho menos popular que va ligado a este: el animalismo (gracias a él y a Leonardo DiCaprio, por cierto, el menú de la noche era eminentemente vegano), sin olvidarse eso sí de la aún latente discriminación por raza, género y orientación sexual. Perfecto símbolo de esto es el siguiente dato: la islandesa Hildur Guðnadóttir, una de las principales responsables del excesivo pero comprensible éxito de la controvertida cinta de Todd Phillips, es sólo la cuarta compositora oscarizada en 92 años de historia, y eso que la categoría ha estado a menudo dividida en dos.

Elton John, Oscars 2020
Elton John convirtió en oro la única nominación de
Rocketman: mejor canción, "I'm Gonna Love Me Again"
Parásitos (cuatro premios), 1917 (tres), Érase una vez en... Hollywood (dos), Le Mans '66 (dos) y Joker (dos), todas ellas creadas y protagonizadas por hombres cishetero, han sido las cintas que han logrado más de un premio, yendo la pedrea para Jojo Rabbit (mejor guion adaptado para Taika Waititi, que también tiene en su haber el Premio del Público de Toronto aun cuando no queda claro qué pretendía con esta comedia más allá de ridiculizar a los nazis), El escándalo (mejor maquillaje por la sorprendente aunque banal conversión de Charlize Theron y compañía en los involucrados en el terrible caso real de acoso de Fox News) y la que fuera una de las grandes perdedoras de las nominaciones: Rocketman (mejor canción para Elton John y su habitual colaborador Bernie Taupin: "I'm Gonna Love Me Again"). El propio protagonista del correcto biopic, que ya ganó este premio en su día por El rey león (1994), interpretó el nada memorable tema en directo, generando un momento divertido que no alcanzó la grandeza de Cynthia Erivo con el "Stand Up" de Harriet (otro biopic mediocre donde los haya, todo hay que decirlo) o la emotividad de ver a diez Elsas internacionales (entre ellas Idina Menzel y nuestra Gisela) en la versión multilenguaje del "Into the Unknown" de Frozen II.

Idina Menzel, Gisela y otras Elsas, Oscars 2020
Diez vocalistas protagonizaron un precioso guiño al
cine internacional gracias al tema principal de Frozen II
En general, ha sido una gala muy musical pero también muy acertada, pues la falta de presentador no se ha echado nada en falta gracias al ingenio de todos y cada uno de los participantes. Cabe destacar la reivindicativa introducción de Janelle Monae, la inesperada actuación de Eminem y las bromas de tres simpáticas parejas: Will Ferrell & Julia Louis-Dreyfus, que aseguraron haber sido recortados de varias de las películas favoritas de la temporada por el montaje, Kristin Wiig & Maya Rudolph, que introdujeron el mejor vestuario entre simpáticos cánticos relacionados con el mismo, y James Corden & Rebel Wilson, que afirmaron que como miembros del equipo de Cats (gran favorita para los Razzies) conocen mejor que nadie la importancia de unos buenos efectos visuales. Lo más positivo de ellos y prácticamente todos los entregadores es que lograron divertir al público sin dejar de homenajear a la categoría correspondiente, lo cual también se motivó desde la realización en forma de fantásticos montajes. Rara vez se ha respirado tanto amor por el cine en una gala de los Oscars, si bien es cierto que todo es más fácil cuando gana quien merece hacerlo.

El equipo de Parásitos, Oscars 2020
Ninguno de los actores de Parásitos estaba nominado,
pero todos celebraron felices la victoria del film, claro
A diferencia del palmarés principal, encabezado como ya se ha dicho por Parásitos, que por cierto es la primera Palma de Oro de Cannes que lo logra desde la minimalista Marty (1955), el reparto de premios paralelos ha sido poco arriesgado: American Factory, de Steven Bognar y Julia Reichert, se ha impuesto a Para Sama, de Waad al-Kateab y Edward Watts, en el apartado documental gracias a ser el único nominado de habla inglesa (avalado además por Netflix y hasta los Obama), y los reconocimientos a los cortos también han apostado por los candidatos más populares, si bien todos ellos son ciertamente excelentes: los estadounidenses The Neighbors' Window, de Marshall Curry (ficción), y Hair Love, de Matthew A. Cherry (animación), y el británico, aunque filmado en Afganistán, Learning to Skateboard in a Warzone (If You're a Girl), de Carol Dysinger (documental).

Rooney Mara y Joaquin Phoenix comiendo hamburguesas veganas, Oscars 2020
La imagen de la noche: Rooney Mara y Joaquin Phoenix
 comiendo búrgueres veganas (crédito: Greg Williams)
No ha habido hueco, eso sí, para la filmografía española: el muy personal Dolor y gloria de Pedro Almodóvar no ha podido hacer nada contra los obvios favoritos (y eso que Penélope Cruz, tan deslumbrante como siempre, era la encargada de entregar el entorchado a mejor película internacional) y el ténicamente brillante pero quizá demasiado infantil Klaus de Sergio Pablos, gran vencedor de los premios de la Asociación Internacional de Películas Animadasha acabado perdiendo la batalla del terreno animado frente a la ciertamente superior Toy Story 4, dirigida por el debutante Josh Cooly para el todopoderoso estudio Pixar, que suma así su décimo triunfo en una categoría que sólo tiene 20 años de vida. Pero no importa, porque la victoria de Parásitos es también nuestra. Las puertas de Hollywood por fin se han abierto de par en par al mundo y ya no hay quien las cierre

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...