15 diciembre 2016

Nominaciones a Premios Goya 2017: pocas sorpresas y todas malas

Como ya nos tiene acostumbrados, la Academia ha optado por el camino fácil y concentrado sus nominaciones en los títulos más populares del año, ignorando por completo trabajos de calidad comparable o superior que se habrían beneficiado más del empuje de estos premios. Qué le vamos a hacer. Procedo a comentar los nominados a los trigésimo primeros Premios Goya.

Julieta, de Pedro Almodóvar: 7 nominaciones
Mejor película

El hombre de las mil caras
Julieta
Que Dios nos perdone
Tarde para la ira
Un monstruo viene a verme

Previsible a más no poder, la Academia ha seleccionado para su categoría principal los cinco títulos que, aparte de figurar en todas las quinielas, contaban ya con la nominación correspondiente en la categoría de mejor película dramática de los Premios Feroz. Y es que, como siempre, la comedia —María (y los demás), El rey tuertoKiki: el amor se hace, La puerta abierta, La noche que mi madre mato a mi padre— ha sido dejada de lado, siendo curioso, eso sí, cómo se ha impuesto el thriller en todas sus vertientes (el sorprendente Tarde para la ira, el más convencional pero igualmente notable Que dios nos perdone y, finalmente, el aburridamente académico El hombre de las mil caras). El quinteto se ha completado con un drama fantástico de corte familia al más puro estilo Hollywood (Un monstruo viene a verme) y un producto nacional que ha triunfado más fuera de nuestras fronteras que dentro de las mismas (Julieta). Por primera vez en la historia de estos galardones, todas las candidatas cuentan con opciones prácticamente igualadas. Y, como suele suceder, el cine más arriesgado —La muerte de Luis XIV, La reconquista, La próxima piel, Sicixia— se ha quedado fuera.

Un monstruo viene a verme, de J. A. Bayona:
12 nominaciones
Mejor dirección

Alberto Rodríguez por El hombre de las mil caras
Pedro Almodóvar por Julieta
Rodrigo Sorogoyen por Que Dios nos perdone
J. A. Bayona por Un monstruo viene a verme

Ya que Raúl Arévalo (Tarde para la ira) figuraba como candidato a mejor dirección novel, no ha habido peleas en esta categoría. Pedro Almodóvar ya ha ganado dos veces, mientras que Rodríguez y Bayona cuentan cada uno con un cabezón en su haber, por lo que, considerando lo ajustadas que estarán las votaciones, Sorogoyen podría beneficiarse de ser el único del cuarteto todavía sin Goya alguno (su maravilloso debut, Stockholm, sólo vio reconocido el trabajo de Javier Pereira, cuyo nombre, por cierto, volveréis a leer más abajo). Falta Albert Serra, para muchos el mejor director español del año gracias a La muerte de Luis XIV.

María (y los demás), de Nely Reguera: 2 nominaciones
Mejor dirección novel

Salvador Calvo por 1898. Los últimos de Filipinas
Marc Crehuet por El rey tuerto
Nely Reguera por María (y los demás)
Raúl Arévalo por Tarde para la ira

Pese a conseguir la nominación para dos de sus actrices, Marina Seresesky (La puerta abierta) se ha quedado a las puertas de la candidatura en una categoría que lleva ganador implícito desde hace meses: Raul Arévalo, la revelación del año (que ganará así su segundo Goya tras el alcanzado por AzulOscuroCasiNegro (2006) como actor secundario). Eso sí: la carrera de Salvadore Calvo, Nely Reguera y Marc Crehuet (probable beneficiado de que Miguel del Arco fuera descalificado al no ser Las furias enviada a tiempo) también se antoja muy prometedora.

El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez:
11 nominaciones
Mejor actor protagonista

Eduard Fernández por El hombre de las mil caras
Roberto Álamo por Que Dios nos perdone
Antonio de la Torre por Tarde para la ira
Luis Callejo por Tarde para la ira

Esta categoría es tan soberanamente aburrida que no merece comentario alguno. Eduard Fernández ya tiene dos cabezones en su haber, mientras que Roberto Álamo y Antonio de la Torre cuentan con uno cada uno (pero como secundarios). Luis Callejo no se pasaba por los Goya desde que optó al premio a actor revelación por Princesas (2005) y verdaderamente cuenta con pocas opciones entre tanto titán.

La puerta abierta, de Marina Seresesky: 2 nominaciones
Mejor actriz protagonista

Emma Suárez por Julieta
Carmen Machi por La puerta abierta
Penélope Cruz por La reina de España
Bárbara Lennie por María (y los demás)

Cuatro grandes intérpretes se disputarán un premio que ya poseen (Suárez por El perro del hortelano (1996), Lennie por Magical Girl (2014), Machi por Ocho apellidos vascos (2014, como secundaria) y Cruz por La niña de tus ojos (1998) —donde encarnaba al mismo personaje que en La reina de España— y sus dos trabajos más laureados internacionalmente: Volver (2006) y Vicky Cristina Barcelona (2008). La que muchos han reivindicado como la sucesora de esta última, Adriana Ugarte (Julieta), constituye la ausencia más sonada, perjudicada probablemente por competir con su propia compañera de película (y personaje). Ya que María (y los demás) lo tiene crudo en el otro apartado donde compite, ojalá la gran Bárbara Lennie se alce como vencedora en representación de todo el equipo de tan maravillosa ópera prima.

El olivo, de Icíar Bollaín: 4 nominaciones
Mejor actor de reparto

Karra Elejalde por 100 metros
Javier Gutiérrez por El olivo
Javier Pereira por Que Dios nos perdone
Manolo Solo por Tarde para la ira

Ya que Dani Rovira se ha quedado sin la suya, hay que celebrar la única candidatura de 100 metros, que debemos al gran Karra Elejalde (quien, precisamente, ganó su segundo Goya —el primero, con También la lluvia, 2010— en compañía de Rovira con Ocho apellidos vascos, 2014). Tanto Gutiérrez como Pereira cuentan ya con el Goya, pero no en esta categoría (el primero como protagonista —por La isla mínima (2014)— y el segundo como revelación —por Stockholm (2013)—), mientras que Manolo Solo todavía tiene que estrenarse (optó al Goya por primera y última vez el año pasado por B, en esta misma categoría). La ausencia más sonada (aunque no necesariamente lamentada) es la del José Coronado de El hombre de las mil caras.

La próxima piel, de Isaki Lacuesta e Isa Campo:
1 nominación
Mejor actriz de reparto

Candela Peña por KIKI, el amor se hace
Emma Suárez por La próxima piel
Terele Pávez por La puerta abierta
Sigourney Weaver por Un monstruo viene a verme

¿Cuánto ha influido el Premio Donostia de la neoyorkina Sigourney Weaver en su inclusión en esta categoría? Probablemente, bastante, ya que la mítica intérprete se mostró encantadora a su paso por el festival más importante de nuestro país. Su lugar debería haber sido ocupado por la desternillante María Pujalte de La noche que mi madre mató a mi padre o la arrebatadora Rossy de Palma de Julieta, pero, claro, la Academia adora nominar a estrellas internacionales para luego dejarlas sin nada el día de la gala… Candela Peña tiene tres Goyas y es pronto para el cuarto, con lo que todo queda entre Pávez, cuyo reciente triunfo en Las brujas de Zugarramurdi (2013) juega en su contra, y Suárez, que podría y debería compensar así la derrota por Julieta y el vacío a La próxima piel (si bien su trabajo es más protagónico que secundario).

Cien años de perdón, de Daniel Calparsoro:
2 nominaciones
Mejor actor revelación

Ricardo Gómez por 1898. Los últimos de Filipinas
Rodrigo de la Serna por Cien años de perdón
Carlos Santos por El hombre de las mil caras
Raúl Jiménez por Tarde para la ira

Cuatro jóvenes promesas se disputan uno de los premios más difíciles de prever, si bien el efecto arrastre podría beneficiar a Carlos Santos (que además opta al Feroz como actor de reparto) o Raúl Jiménez. El carismático Rodrigo de la Serna es sin duda lo mejor de Cien años de perdón, con lo que su triunfo no estaría de más, mientras que el trabajo de Ricardo Gómez pasa más desapercibido entre tanto abalorio visual.

Cerca de tu casa, de Eduard Cortés:
2 nominaciones
Mejor actriz revelación

Silvia Pérez Cruz por Cerca de tu casa
Anna Castillo por El olivo
Belén Cuesta por KIKI, el amor se hace
Ruth Díaz por Tarde para la ira

Cuatro notables interpretaciones femeninas se verán las caras en una categoría tremendamente competitiva de la que cualquiera podría salir como vencedora. A Ruz Díaz le beneficia el Premio de la sección Orizzonti de Venecia; a Belén Cuesta, su memorable personaje; a Silvia Pérez Cruz, ser el alma de un film del que incluso compone la música y a Anna Castillo, contar con el papel más agradecido de los cuatro (y que premiarla sería la forma más lógica de honrar El olivo tras preseleccionarla para el Óscar). De todos modos falta Itsaso Arana por La reconquista.

Que dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen:
6 nominaciones
Mejor guion original

Jorge Guerricaechevarría por Cien años de perdón
Paul Laverty por El olivo
Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen por Que Dios nos perdone
David Pulido y Raúl Arévalo por Tarde para la ira

Que Jonás Trueba (La reconquista), Carles Torras y Martin Bacigalupo (Callback), y el quinteto responsable de María (y los demás) (Nely Reguera, Valentina Viso, Eduard Solà, Roguer Sogues y Diego Ameixeiras) se hayan quedado fuera de esta categoría es triste, pero que haya ocupado su puesto el sinsentido de  Guerricaechevarría sencillamente no tiene perdón.

KIKI: el amor se hace, de Paco León: 4 nominaciones
Mejor guion adaptado

Alberto Rodríguez y Rafael Cobos por El hombre de las mil caras
Pedro Almodóvar por Julieta
Fernando Pérez y Paco León por KIKI, el amor se hace
Patrick Ness por Un monstruo viene a verme

Más competitiva que nunca, la categoría correspondiente a mejor guion adaptado no ha deparado sorpresas, incluyendo a las tres favoritas y el aplaudido tercer filme de Paco León (KIKI, el amor se hace), quien se hubiera merecido más la nominación con Carmina y amén. (2014) pero también ha hecho un gran trabajo (en compañía de Fernando Pérez) con su fresco remake de la cinta australiana The Little Death (Josh Lawson, 2014). Si las demás contrincantes se matan entre ellas, podría incluso ganar, pero ciertamente la adaptación más trabajada del conjunto la presenta Julieta, bello traslado de varios relatos de Alice Munro a la gran pantalla.

Mejor música original

Julio de la Rosa por El hombre de las mil caras
Pascal Gaigne por El olivo
Alberto Iglesias por Julieta
Fernando Velázquez por Un monstruo viene a verme

Olivier Arson (Que dios nos perdone) se ha quedado fuera de una categoría donde cualquiera podría ganar, pero Julio de la Rosa, que ya lo hizo hace dos años por La isla mínima, previo —y superior en todos los aspectos— trabajo de Alberto Rodríguez, no debería hacerlo. Entre los derrotados en aquella edición estuvo Pascal Gaigne (Loreak, 2014), quien vuelve a regalarnos una partitura llena de matices y emotividad. Alberto Iglesias ya tiene diez Goyas en su haber, habiendo perdido tan sólo en tres ocasiones (las mismas que Fernando Velázquez, colaborador habitual de Bayona, sólo que este no posee cabezón alguno y merece estrenarse de una vez por todas).

Frágil equilibrio, de Guillermo García López:
2 nominaciones
Mejor canción original

“Descubriendo India” de Luis Ivars por Bollywood Made in Spain
“Ai, ai, ai” de Silvia Pérez Cruz por Cerca de tu casa
“Muerte” de Zeltia Montes por Frágil equilibrio
“KIKI - Mr. Kí feat Nita” de Alejandro Acosta, Cristina Manjón, David Borras Paronella, Marc Peña Rius y Paco León por KIKI, el amor se hace

Como ya es habitual, esta categoría ha servido para dar visibilidad a películas olvidadas por el resto, si bien es una pena que el bello “Arcadia en flor” de Rafael Berrio no haya permitido a La reconquista hacerse, al menos, con una candidatura, sobre todo cuando ninguna de las candidatas es precisamente una maravilla... Curiosamente, Silvia Pérez Cruz suma de golpe y porrazo dos nominaciones en la misma noche: mejor actriz revelación y mejor canción, ambas por la estimable Cerca de tu casa

Mejor dirección de fotografía

Alex Catalán por 1898. Los últimos de Filipinas
José Luis Alcaine por La reina de España
Arnau Valls Colomer por Tarde para la ira
Óscar Faura por Un monstruo viene a verme

Tarde para la ira y Un monstruo viene a verme engrosan su colecta mientras 1898. Los últimos de Filipinas y La reina de España sorprenden colándose tanto en esta como en la mayoría de categorías técnicas, imponiéndose a dos producciones de época de la talla de La muerte de Luis XIV y La corona partida, así como a la supuesta favorita: Julieta. Los cuatro han optado antes al Goya, pero sólo la mitad —Alex Catalán y José Luis Alcaine— lo poseen (es más, ¡el veterano Alcaine ya tiene cinco!).

La reina de España, de Fernando Trueba: 5 nominaciones
Mejor dirección de producción

Carlos Bernases por 1898. Los últimos de Filipinas
Manuela Ocón por El hombre de las mil caras
Pilar Robla por La reina de España
Sandra Hermida Muñiz por Un monstruo viene a verme

Para no variar, el presupuesto marca la selección de una categoría siempre cuestionable. 

Mejor montaje

José M. G. Moyano por El hombre de las mil caras
Alberto del Campo y Fernando Franco por Que Dios nos perdone
Ángel Hernández Zoido por Tarde para la ira
Bernat Vilaplana y Jaume Martí por Un monstruo viene a verme

El cine de género ha copado por completo una categoría a la que habrá que seguir de cerca el día de la gala como posible anticipo al gran vencedor de la noche. De las candidatas a mejor película tan sólo falta Julieta, quizá porque el montaje de un thriller siempre es más llamativo que el de un drama. Como curiosidad, Fernando Franco, poseedor del Goya a mejor dirección novel por La herida (2014), opta al mismo por segunda vez como montador (la primera, con Blancanieves, 2013)

1898. Los últimos de Filipinas, de Salvador calvo:
9 nominaciones
Mejor dirección artística

Carlos Bodelón por 1898. Los últimos de Filipinas
Pepe Domínguez del Olmo por El hombre de las mil caras
Juan Pedro de Gaspar por La reina de España
Eugenio Caballero por Un monstruo viene a verme

Calcadas de la categoría correspondiente a mejor dirección de producción, las cuatro aspirantes a la mejor dirección artística del año presentan trabajos muy diferentes, con lo que cualquiera podría ganar. Se echa en falta el gran trabajo visual de Antxón Gómez en Julieta.

Mejor diseño de vestuario

Paola Torres por 1898. Los últimos de Filipinas
Lola Huete por La reina de España
Cristina Rodríguez por No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas
Alberto Valcárcel y Cristina Rodríguez por Tarde para la ira

El olvido de Sonia Grande por Julieta es imperdonable, siendo curioso que la diseñadora obtuviese su único Goya hace casi dos décadas por La niña de tus ojos (1998) en compañía de Lola Huete, nominada en esta ocasión por su precuela (La reina de España), donde su trabajo es uno de los pocos elementos salvables (de hecho, parte como favorita). Curiosamente, No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas logra su única candidatura gracias a los simpáticos diseños de Cristina Rodríguez, quien competirá consigo misma gracias a Tarde para la ira (donde comparte crédito con Alberto Valcárcel).

Ozzy, de Alberto Rodríguez y Nacho de la Casa:
2 nominaciones
Mejor maquillaje y peluquería

Alicia López, Milu Cabrer y Pedro Rodríguez "Pedrati" por 1898. Los últimos de Filipinas
Yolanda Pina por El hombre de las mil caras
Ana López-Puigcerver, David Martí y Sergio Pérez Berbel por Julieta
David Martí y Marese Langan por Un monstruo viene a verme

Tras verla extrañamente olvidada por todas las categorías técnicas, es un placer encontrarse a Julieta aquí, apoyada probablemente más por la peluquería que por el maquillaje. Es curioso que la Academia se acuerde del rostro enfermizo de Felicity Jones en Un monstruo viene a verme pero no del rostro mortecino de Jean-Pierre Léaud en La muerte de Luis XIV.

Mejor sonido

Eduardo Esquide, Juan Ferro y Nicolás de Poulpiquet por 1898. Los últimos de Filipinas
César Molina, Daniel de Zayas y José Antonio Manovel por El hombre de las mil caras
Nacho Royo-Villanova y Sergio Testan por Ozzy
More Orts, Oriol Tarrago y Peter Glossop por Un monstruo viene a verme

La infantil Ozzy se cuela inesperadamente en una categoría donde 1898. Los últimos de Filipinas y Un monstruo viene a verme lucharán con uñas y dientes.

Psiconautas, los niños olvidados, de Pedro Rivero
y Alberto Vázquez: 1 nominación
Mejores efectos especiales

Carlos Lozano y Pau Costa por 1898. Los últimos de Filipinas
David Fieras y Raúl Romanillos por Gernika
Eduardo Díaz y Reyes Abades por Julieta
Félix Bergés y Pau Costa por Un monstruo viene a verme

El mediocre romance bélico Gernika logra su única candidatura gracias a sus potentes efectos visuales y a la habitual falta de competencia (¡hasta los pésimos efectos de Julieta han pasado el corte!) de una categoría que tiene en Un monstruo viene a verme una clarísima ganadora. Como curiosidad, el nombre de Pau Costa, que ya cuenta con cinco Goyas en su haber, aparece por partida doble.

Mejor película de animación

Ozzy
Psiconautas, los niños olvidados
Teresa eta Galtzagorri (Teresa y Tim)

Estúpidamente, las tres nominadas de esta categoría son las únicas películas que aspiraban a la misma. Hay por tanto poco que comentar al margen de que la sorprendente Psiconautas, los niños olvidados (presentada en el Annecy y candidata al último Premio de Cine Europeo) merece innegablemente el galardón.

El ciudadano ilustre, de Gastón Duprat y Mariano Cohn:
1 nominación
Mejor película documental

2016, Nacido en Siria
El Bosco. El jardín de los sueños
Frágil equilibrio
Omega

Centrado en el revolucionario disco de flamenco-rock “Omega”, compuesto por Enrique Morente y el grupo granadino Lagartija Nick en 1996, Omega parte como favorito, pero no deben desestimarse las opciones de sus contrincantes. El triunfo de Frágil equilibrio, centrado en la amada figura de José Mujica, podría servir de necesario toque de atención a nuestros políticos.

Mejor película iberoamericana

Anna de Jacques Toulemonde
Desde allá de Lorenzo Vigas
El ciudadano ilustre de Gastón Duprat y Mariano Cohn
Las elegidas de David Pablos

Anna se suma a un trío innegable plagado de premios internacionales. El León de Oro da puntos a Desde allá, pero en el mismo Festival de Venecia Óscar Martínez se alzó como mejor actor por El ciudadano ilustre, grandísima dramedia sobre la hipocresía del mundo contemporáneo que no debería tener rival tras el buen sabor de boca que dejó en la Seminci.

Elle, de Paul Verhoeven: 1 nominación
Mejor película europea

El editor de libros de Michael Grandage
El hijo de Saúl de László Nemes
Elle de Paul Verhoeven
Yo, Daniel Blake de Ken Loach

La entusiasta campaña de la distribuidora A Contracorriente ha logrado inexplicablemente que un film tan irregular como El editor de libros se imponga a cintas de la talla de Corazón gigante, El novato, El porvenir, Frantz, La juventud, Más allá de las montañas, Mia Madre, The Neon Demon o Theo y Hugo: Paris, 5:59, cualquiera de las cuales es también superior a Yo, Daniel Blake, absurda Palma de Oro que no para de recibir inmerecidos reconocimientos. El duelo deberían protagonizarlo las magistrales El hijo de Saúl y Elle.

Ciertamente, las nominaciones han sido aburridas, pero el palmarés está más ajustado que nunca porque por una vez cualquiera puede ganar en casi todas las categorías. A fin de cuentas, el entusiasmo internacional despertado por Julieta (incluida en prestigiosos premios y tops) no se ha traducido en las nominaciones esperadas, con el cine de género conquistándolas por completo. El 4 de febrero saldremos de dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...