11 octubre 2012

Las películas más famosas de la historia


Cada año, miles de nuevos films ven la luz. Algunos triunfan y otros no. Pero tan sólo unos pocos trascienden su estatus de película para pasar a formar parte de la vida cotidiana y la cultura general. Me dispongo a elaborar una lista, no de las mejores películas existentes, sino de aquellas a las que el tiempo y la valoración popular han convertido en las más famosas de la historia. Sin más dilación, doy paso al top 10.

Nuestra identificación con su protagonista
convierte a Psicosis en todo un shock
10. Ciudadano Kane (Orson Wells, 1941). Para muchos, la mejor película de la historia del cine. Y en su día ni recolectó premios ni triunfó entre el público. La historia del hombre (encarnado por el propio Welles) que, teniéndolo todo, no tiene en realidad nada es harto conocida, pero la clave está en sus innovaciones técnicas: fue la primera en mostrar el techo de un decorado y en utilizar la profundidad de campo lo que da unos encuadres muy novedosos. Para el recuerdo, queda el misterioso “Rosebud”, rebelado al principio y desvelado al final.

9. Rebelde sin causa (Nicholas Ray, 1955). “Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver”; la máxima del mítico James Dean está más presente que nunca en la primera de sus tres únicas interpretaciones. Tres jóvenes buscan sentido a la vida y descubren que la amistad y el amor son sus mejores armas para afrontar la hipocresía de la sociedad. Tristemente recordada como "la película maldita", pues sus tres protagonistas (Dean, Natalie Wood y Sal Mineo) murieron jóvenes en extrañas circunstancias.

El inicio de Desayuno con diamantes, con Hepburn frente 
Tiffany´s y música de Henry Mancini, es inolvidable
8. Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960). La ducha dejó de ser lo mismo tras el estreno de este film, cuya protagonista (Janet Leigh) sufría un destino insólito a mitad de película que dejó en shock a millones de espectadores. Tan importante era el comienzo de la historia que Hitchcock pidió que se prohibiera la entrada tarde a los cines. El misterio de la madre de Norman Bates (Anthony Perkins) aún aterra hoy a millones de espectadores.

7. Desayuno con diamantes (Blake Edwards,1961). No hay fiesta de disfraces que se preste sin traje de la extravagante Holly Golightly. Audrey Hepburn supo mezclar desparpajo e inocencia a la perfección, regalándonos escenas tan diferentes como su pícaro paseo por una fiesta con un largo cigarrillo o su íntimo momento con guitarra en la ventana interpretando “Moon river”. El estudio había querido suprimir la canción, pero Hepburn fue clara: “por encima de mi cadáver”. La canción se quedó y triunfó.

6. Con faldas y a lo loco (Billy Wilder,1959). Jack Lemmon y Tony Curtis deciden travestirse para huir de la mafia. Pero Marilyn Monroe es demasiado atractiva y ellos mismos pueden llegar a serlo para algún que otro ricachón… Posiblemente la mejor comedia de la historia, con un final inolvidable y cierto: “Nadie es perfecto”.

La actuación musical más recordada de la
historia pertenece a Cantando bajo la lluvia
5. Cantando bajo la lluvia (Stanley Donen y Gene Kelly, 1952). Quizá el musical más amado de la historia; y es que es difícil no aprovechar la mínima gota para empezar a canturrear “I´m singing in the rain…”. Gene Kelly solo necesitó lluvia y un paraguas para su inolvidable actuación. Lo que pocos saben es que la lluvia era una pastosa mezcla de leche y sal y que Kelly insistió en rodar la escena pese a sus 40 grados de fiebre.

4. El padrino (Francis Ford Coppola, 1972). En medio de películas de mafiosos llenos de tópicos, surgió una que, pese a su dureza y larga duración, se ha convertido en uno de los films más admirados por crítica y público, alcanzando la mejor nota (9.1) de los usuarios de la web Filmaffinity. Al Pacino y Marlon Brando con su mítico “Le haré una oferta que no podrá rechazar” encabezan un reparto de lujo para un film que no descuida un solo detalle técnico o narrativo.

3. La guerra de las galaxias (George Lucas, 1977). Lucas se convirtió en el rey del marketing con una película que varios estudios rechazaron. La creación de una galaxia muy, muy lejana fue tan original como elaborada y constituyó el comienzo de un nuevo tipo de cine basado en la espectacularidad. Incluso las cuatro personas que aún no la han visto reconocen el peinado de la princesa Leia, el sonido del sable de luz o la voz de Darth Vader. Miles de fans de todo el mundo aún se despiden con un “Que la fuerza te acompañe”.

Un romance lleno de altibajos fue la clave de
Lo que el viento se llevó, ganadora de 10 Oscars
2. Lo que el viento se llevó (Víctor Fleming,  1939). Aunque pocos se atreven con su duración, todo el mundo ha oído hablar de este film sobre la Guerra de Secesión, uno de los primeros en color y, aún hoy, uno de los más espectaculares de la historia. El “A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre” de Vivien Leigh sólo es comparable al “Francamente, querida, me importa un bledo” de Clark Gable. Inolvidable.

1. Casablanca (Michael Curtiz, 1942). “Tócala otra vez, Sam”; nunca la tristeza por el amor perdido se reflejó de modo más sencillo. A la hora de decorar un cine, un videoclub o un bar con clase, nada más fácil que recurrir al amor imposible encarnado por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en este bello film. Sorprende descubrir que tal obra de arte nació en gran parte de la improvisación y decisiones de última hora, incluido el final. Pero qué final.

Bogart y Bergman constituyeron la pareja más mítica
de la historia del cine en Casablanca
Como defensor de los cines nacionales, me entristece afirmar que las películas más famosas de la historia son todas estadounidenses. Un top 10 basado en la calidad sería muy diferente, pero ninguna de estas películas ha pasado a la historia sin mérito propio. Curiosamente, tan sólo tres de los films mencionados (Lo que el viento se llevóCasablanca y El Padrino) se alzaron con el Oscar a mejor película en su día; muchos ni siquiera fueron exitosos en su momento, aunque los artistas ya están acostumbrados a esto. Es difícil predecir el éxito de una película, pero más aún augurar que pasará a formar parte de nuestra cultura diaria del modo que Cantando bajo la lluvia o Star Wars lo han hecho. En cualquier caso, cada uno de estos films tiene algo que lo hace único y motivos suficientes para trascender a su estatus de película y pasar a formar parte de la historia.

Si os ha gustado el artículo y os interesa el cine, podéis seguir a 
La estación del fotograma perdido en Facebook:



© El copyright del texto pertenece exclusivamente a Juan Roures
© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras

9 comentarios:

  1. Oh! Wonderful" jajajaj. Todas las pelis que pusiste me enseñaron alg... menos "Lo que el viento se llevó" que todavía no la he visto, si, lo sé, lo sé.
    ¿Sabes mi historia con "Singing in the rain"? Ahora AMO esa película... jajaja
    Quiero leer más!

    ResponderEliminar
  2. Sumale "El Apartamento" de Billy Wilder también. Buenas pelis, "Casablanca" que lujo de actores principales.
    Saludos
    David de observandocine.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acordé de ella, pero no creo que sea tan conocida como las seleccionadas ni se me ocurren referencias a ella fuera del margen cinematográfico. Muy buena película, de todos modos.

      Eliminar
  3. Muy buenas! Interesante, el hecho de que sean todas películas estadounidenses pone en evidencia el imperialismo cultural de Hollywood, algo que no tiene por qué ser malo, dicho sea de paso. Hay mucho cine en otros países pero es cierto que la fama es para estas películas, quizás entraría también Doctor Zhivago, Greace o El hombre que mató a Liberty Valance, no sé.
    Por cierto, hay algo gracioso con El padrino, y es que la famosa frase de Vito Corleone "te haré una oferta que no podrás rechazar" nunca se dijo en la película. Es una de tantas frases emblemáticas de películas que nunca se dijeron, como el "¡No siento las piernas!" de Acorralado. La frase la dice Michael Corleone y lo hace narrando lo que su padre dijo en una ocasión, de manera que no lo dice tal cual, es curioso xD.
    Bueno tras la parrafada, me despido, un saludo y sigue así! (Himar R. Afonso, desde eldiadelespectador.blogspot)

    ResponderEliminar
  4. Creo que Ciudadano Kane no fue la primera en mostrar la profundidad de campo, de hecho Wells era muy fan de La Diligencia, película en la que ya se usaba. Y en cuanto a mostrar el techo, en el cine oriental de los años 30 ya se ponian las camaras a grabar desde el inferior de la escena dejando ver el techo en muchos films. Fueron pioneros recreados por la estupenda obra de Orson, que llevó todo lo que comento a primera escena cinematográfica.

    PD. Creo que recordarás mi blog: Le Manoir du Diable. Lo digo para que sepas quien soy. Es que quería pedirte tu nombre de usuario de Filmaffinity para ver tu perfil si no te importa (el mio es fleming22) Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que CIUDADANO KANE no pudo ser la primera en tantas cosas, pero sí fue la primera en hacer uso de las artes mencionadas en Hollywood y con tal maestría. Gracias por el comentario, ya te he escrito a Fleming22, un saludo.

      Eliminar
  5. Enhorabuena por el Blog, es una verdadera pasada, está muy trabajado, y bien trabajado. Un saludo `+juan roures

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegro de que te guste! Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...