07 junio 2013

Las 10 estrellas del cine musical

Aunque puede parecer un género banal, muchos consideran al musical como el género cinematográfico hollywoodiense por excelencia. Hoy en día, apenas se ruedan musicales, pero a partir del surgimiento del sonido, el musical fue uno de los géneros más queridos por el público. No voy a hablar de la historia de este género porque ya dediqué un artículo al respecto (“La alegría del género musical”). Lo que hoy me interesa son los protagonistas de estas películas. Este artículo va dedicado a diez actores y actrices que sumaron a sus dotes interpretativas un talento innato para la danza y el canto. Diez intérpretes –diez artistas– que han convertido al musical en el símbolo de la grandeza del sistema de estudios y el cine clásico.

Ginger Rogers y Fred Astaire en La alegre divorciada
Ginger Rogers y Fred Astaire revolucionaron
el cine musical con sus bailes llenos de química
10. Ginger Rogers (1911-1995). Aunque esta fantástica actriz y bailarina actuó en 73 películas, son los nueve musicales de la RKO que protagonizó junto al gran Fred Astaire los que la convirtieron en rostro clave del cine clásico. Ginger Rogers se adentró en el mundo del espectáculo gracias a ganar un concurso de baile de charlestón, lo que la llevó a realizar una gira con un teatro de variedades con tan solo 14 años. Tras protagonizar varios cortometrajes fue elegida para actuar en el musical de Broadway Girl Crazy. Gracias a ello, conoció a Fred Astaire y fichó para la Paramount. No obstante, pronto se desvinculó de dicho estudio y, tras saltar a la fama con Calle 42 (Lloyd Bacon, 1933), se convirtió en la pareja artística de Astaire en La alegre divorciada (Mark Sandrich, 1934). Aunque Rogers ganaría un Oscar por el drama romántico Espejismo de amor (Sam Wood, 1940), demostrando que también podía destacar por sí sola, siempre la recordaremos como la irresistible pareja de baile de Fred Astaire. “Él le da clase, ella le da sexo”, dijo de ellos una vez Katherine Hepburn. Hollywood nunca la olvidó y, tres años antes de su muerte por angina de pecho, le concedió un Oscar honorífico.

Frank Sinatra y Gene Kelly en Levando anclas
Pese a su carisma, Frank Sinatra es el actor
secundario clave del cine musical
9. Frank Sinatra (1915-1998). Diez premios Grammy abalan a una de las voces más representativas y populares de la música del siglo XX. Aficionado al boxeo y la música, Frank Sinatra terminó decantándose por lo segundo, a lo que ayudó ganar un concurso musical radiofónico. Poco a poco, se fue ganando a todo el que escuchaba su original voz. Aunque su problemática vida sentimental, sus relaciones con la mafia y su reivindicación política por causas sociales empañaron su entrada en el cine, Sinatra se convirtió en el “amigo simpático” de Gene Kelly en tres éxitos: Levando anclas (George Sidney, 1945), Llévame a ver el partido (Busby Berkeley, 1949) y sobre todo Un día en Nueva York (Stanley Donen y Gene Kelly, 1949). Con el paso de los años, aceptó papeles en todo tipo de géneros e incluso ganó un Oscar por el memorable drama De aquí a la eternidad (Fred Zinneman, 1953), papel por el que luchó con todas sus fuerza y hasta se sacrificó económicamente. Por suerte, volvió al musical en la originales Ellos y ellas (Joseph L. Mankiewicz, 1955) y Alta sociedad (Charles Walters, 1956). Aunque su trabajo en el cine terminó antes, su carrera musical solo tuvo su final el día de su muerte, de un ataque al corazón.

Leslie Caron y Gene Kelly en Un americano en París
Leslie Caron debutó con Un americano en París gracias
a Gene Kelly, del que fue la pareja más delicada
8. Leslie Caron (1931-). “No soy una bailarina, me defiendo”, dijo una vez la modesta Leslie Caron. Fue precisamente su habilidad para el ballet lo que le ganó la atención de Gene Kelly, quien no dudó en escogerla como su pareja de baile para su musical más exitoso: Un americano en París (Vincente Minnelli, 1951), donde su dulzura y elegancia francesa le abrieron las puertas de Hollywood. Protagonizó Papá piernas largas (Jean Negulesco, 1955) junto a Fred Astaire y la multioscarizada Gigi (Vincente Minnelli, 1958) junto a Maurice Chevalier. Pese a su habilidad nata para el musical, Caron supo sobrevivir al declive del género gracias a adaptarse a los tiempos mostrando grandes dotes tanto para el drama –La habitación en forma de L (Bryan Forbes, 1962)– como para la comedia –Operación whisky (Ralph Nelson, 1964)–.

Liza Minnelli en Cabaret
Liza Minnelli interpreta con fuerza los éxito
"Life is a Cabaret" y "Mein herr" en Cabaret
7. Liza Minnelli (1946-). Aunque el espectáculo en vivo es su fuerte, bastó una sola película para convertir a Liza Minnelli en una de las artistas cinematográficas más queridas de todos los tiempos. Como hija del director Vincente Minnelli y la actriz Judy Garland, ella nació con un talento innato que la llevó a obtener el premio Tony con tan solo diecinueve años por Flora the Red Menace y una nominación al Oscar por su primera incursión en Hollywood en El cuco estéril (Alan J. Pakula, 1969). Pero, sin lugar a dudas, fue Cabaret (Bob Fosse, 1972) la película donde brilló como nunca, con una interpretación llena de matices en la que fue capaz de mostrar un personaje tan vulnerable fuera del escenario como potente dentro de él. Se trata de uno de los mejores musicales que ha dado Hollywood, pero, por desgracia, también del último, lo que puso un rápido fin a la carrera musical de esta impresionante artista. Por suerte, Martin Scorsese la hizo brillar de nuevo en New York, New York (1977) gracias sobre todo al tema que da título al film, pero, desde entonces, se ha centrado en su carrera musical. Eso sí, Liza sigue dispuesta a sorprendernos, como demostró tu interpretación (baile incluido) de “Single Ladies” en Sexo en Nueva York 2 (Michael Patrick King, 2010), fantásticamente en forma a sus 64 años.

John Travolta en Grease
Con 24 año John Travolta es uno de los "adolescentes"
más jóvenes de Grease, con la que se ganó al público
6. John Travolta (1954-). De ascendencia irlandesa e italiana, John Travolta creció en un ambiente muy artístico, ya que sus cinco hermanos mostraron gran interés por el teatro, lo que llevó a su padre a construir una tarima teatral para que pudieran dar rienda suelta a su imaginación. Su entretenimiento infantil desembocó en unos serios estudios de teatro, pero fue su manager quien, tras verle triunfar en Broadway con Grease, le instó a probar suerte en Hollywood. Decenas de audiciones le consiguieron papeles secundarios en algunas películas mediocres y telefilms, pero su aparición en Carrie (Brian de Palma, 1976) llamó la atención del productor de Fiebre del sábado noche (John Badham, 1977), quien le dio máxima libertad para interpretar al protagonista. Travolta se tomó su papel muy en serio y tomó clases de danza para adquirir el personal estilo de baile discotequero que caracteriza al film. Convertido rápidamente en icono de la juventud, Travolta protagonizó la versión cinematográfica de su éxito teatral: Grease (Randal Kleiser, 1978) junto a Olivia Newton-John. No obstante, la fama se pierde tan rápido como se gana y Travolta no volvió a disfrutar del mismo éxito. Olvidado por el público, se dedicó a su otra pasión: los aviones. Fue Quentin Tarantino quien le devolvió la fama de una forma inesperada al ofrecerle el protagonismo de Pulp Fiction (1994). Desde entonces, se ha dedicado al cine de acción y solo ha vuelto al musical travestido en la genial Hairspray (Adam Shankman, 2007). Seguro que sus millones de fans de los setenta no lo esperaban.

Barbra Streisand en Hello, Dolly!
Barbra Streisand consiguió ser toda una diva sin
perder la naturalidad y el humor que la caracterizan
5. Barbra Streisand (1942-). Aunque la mítica Barbra Streisand nunca vio cumplido su sueño de ser la primera directora de renombre, su aportación al cine musical es innegable. Pese a carecer de apoyo familiar al respecto, ella tomó clases de teatro y se presentó a varios concursos de talentos hasta conseguir un papel en el musical de Broadway I Can Get It For You Wholesale, por el que fue nominada al premio Tony en 1962. Sus actuaciones en clubes llamaron la atención de Columbia Records, que le ofreció grabar un disco recopilatorio que se convirtió en el disco más vendido por una vocalista femenina de EE.UU. Tras triunfar con la obra teatral Funny girl en 1964, no dudó en protagonizar su versión cinematográfica: Funny girl (William Wyler, 1968) y obtuvo por ello un sorprendente y merecido Oscar. Tras bordar Hello, Dolly! (Gene Kelly, 1969), decidió probar suerte en otros géneros y aunque en general se trataba de películas mediocres, ella se ganó al público con la comedia ¿Qué me pasa, Doctor? (Peter Bogdanovich, 1972) y el melodrama romántico Tal como éramos (Sydney Pollack, 1973). Decidida a dar un paso más en su carrera, se embarcó en la dirección de Yentl (1983), pero la crítica no respondió como ella esperaba. Que El príncipe de las mareas (1991) recibiera 7 nominaciones y ninguna de ellas fuera a parar a su directora y protagonista fue síntoma de que Streisand debía conformarse con ser una gran actriz y cantante. Ella lo achacó al machismo de la industria, pero lo cierto es que esta grandísima artista era una directora simplemente aceptable. Sus colaboraciones cinematográficas son cada vez más escasas, pero su carrera musical es imparable. Barbra Streissand es firme defensora de todas las minorías y el medio ambiente, lo que la ha granjeado tantas simpatías como odios. Eso sí, pocos pueden negar que su foto quedaría muy bien en la entrada “estrella” de una enciclopedia.

Julie Andrews en ¿Victor o Victoria?
Julie Andrews juega con la identidad
de género en ¿Victor o Victoria?
4. Julie Andrews (1935-). Las impresionantes y tempranas cualidades musicales de Julie Andrews la llevaron a tomar clases de canto desde muy pequeña y con apenas diez años llevó a cabo actuaciones musicales para entretener a las tropas durante la II Guerra Mundial. No tardó en adentrase en el mundo teatral, primero en Londres y después en Broadway, donde fue seleccionada para protagonizar My fair lady en 1956. Desgraciadamente, cuando se llevó a cabo la versión cinematográfica de la misma, Andrews aun no se había adentrado en la industria del cine y lo productores prefirieron que fuera Audrey Hepburn quien la protagonizara, lo que supondría un duro golpe para Andrews, quien afirmó entre sollozos que nunca sería capaz de ver la película. Irónicamente, ese mismo año fue elegida para protagonizar el que sería el único éxito de acción real del estudio Disney: Mary Poppins (Robert Stevenson, 1964) y, además de ganarse al público, obtuvo el Oscar a mejor actriz. Nadie volvió a dudar sobre si Andrews era la mejor opción y al año siguiente fue elegida como protagonista de Sonrisas y lágrimas (Robert Wise, 1965), el musical más cursi y popular de todos los tiempos. Le siguieron interpretaciones de lujo tanto en dramas como en musicales, destacando su papel de mujer disfrazada de hombre disfrazado de mujer en la genial ¿Víctor o Victoria? (Blake Edwards, 1982), por el que sin duda habría obtenido un segundo Oscar de no andar Meryl Streep de por medio. Tan dulce como poderosa, Andrews fue nombrada Dama del Imperio Británico y, aunque por desgracia una enfermedad de laringe puso fin a su carrera musical, su presencia en el cine es siempre agradable de ver (o escuchar, ya que sus doblajes para Shrek 2 (Andrew Adamson, Kelly Asbury y Conrad Vernon, 2004) y Brave (Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell, 2012) han probado que su talento no tiene límites).

Fred Astaire y Rita Hayworth en Bailando nace el amor
El clásico y elegante Fred Astaire solía emparejarse
con actrices sensuales como Rita Hayworth
3. Fred Astaire (1899-1987). Sin duda el bailarín más grande que ha dado Hollywood, Fred Astaire empezó su carrera como pareja artística de su hermana, la cual se retiró tras casarse. Tras triunfar en el teatro, debutó en el cine a lo grande como pareja de baile de Joan Crawford en Alma de bailarina (Robert Z. Leonard, 1933) y, después de que los críticos despreciaran Volando hacia Río de Janeiro (Thornton Freeland, 1933) pero alabaran su secundaria aparición junto a Ginger Rogers la RKO se dio cuenta de que tenía oro entre manos y creó hasta nueve películas centradas en la pareja, entre las que destacan Sombrero de copa (Mark Sandrich, 1935) y En alas de la danza (George Stevens, 1936). Como el experimentado bailarín que era, Astaire exigía siempre dos cosas de los números musicales: que estuvieran bien integrados en la trama y que fueran rodados en una sola toma; ¡suerte que no vivió para ver Chicago (Rob Marshall, 2002)! Aunque la química con Rogers era innegable, su relación no era tan buena fuera del escenario, en parte debido al excesivo perfeccionismo de Astaire, que hizo sangrar (literalmente) a su compañera de baile. De todos modos, Astaire quería brillar por sí solo y protagonizó decenas de nuevos musicales con otras parejas, desde Rita Hayworth en Bailando nace el amor (William A. Seiter, 1942) hasta Audrey Hepburn en Una cara con ángel (Stanely Donen, 1957), pero, quizá por nostalgia, ninguna de sus interpretaciones ha superado a las realizadas junto a Rogers para la RKO. En cualquier caso, han pasado más de veinte años desde su muerte por neumonía y verle bailar en pantalla es todavía todo un acontecimiento.

Judy Garland en Cita en San Luis
La dulce Judy Garland es un rostro
imprescindible del sistema de estudios
2. Judy Garland (1922-1969). Tras formar un grupo de vodevil junto a sus hermanas, Judy Garland llamó la atención de Hollywood a muy pronta edad y firmó con tan solo trece años un contrato con la MGM, donde fue emparejada con la otra estrella adolescente del estudio: Mickey Rooney. Juntos protagonizaron varios musicales de éxito, pero fue El mago de Oz (Victor Fleming, 1939) con su “Over the rainbow” la película que convirtió a Garland en estrella. Adorable protagonista y fascinante cantante, sus interpretaciones transmitían alegría y presentaban una gran calidad. En la maravillosa Cita en San Luis (1944) se enamoró del director, Vincente Minnelli, y ambos se casaron al año siguiente aunque terminarían divorciándose. De hecho, Garland pronto sucumbió al lado más oscuro de Hollywood y cayó en las drogas, siendo Ha nacido una estrella (George Cukor, 1954) prácticamente un retrato de su propia vida torturada. Tanto por ese film como por ¿Vencedores o vencidos? (Stanley Kramer, 1961) fue clara favorita al Oscar, pero en ambas ocasiones perdió frente a actuaciones populares de menor calidad. Con tan solo 47 años fue encontrada muerta en el baño debido a las píldoras que tomaba para dormir; el mundo entero lloró su muerte y 20.000 personas acudieron al funeral de esta fascinante artista que, pese a su triste existencia, fue capaz de transmitir la más pura y sincera felicidad con cada una de sus interpretaciones.

Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia
El simpático Gene Kelly quedará siempre
en nuestro recuerdo cantando bajo la lluvia
1. Gene Kelly (1912-1996). Lo cierto es que cualquiera de los últimos tres intérpretes de este Top 10 podrían encabezarlo, pero si debo escoger uno no dudo en que ése sea Gene Kelly. Guapo, simpático, alegre y talentoso, Gene Kelly nació en el seno de una humilde familia obrera, pero ello no impidió que sus cuatro hermanos y él formaran un grupo de danza para dar rienda suelta a sus habilidades. La crisis económica le instó a estudiar economía y realizar todo tipo de oficios para ayudar a su familia, pero pronto encontró la forma de unir su pasión a su necesidad: crear una academia de baile. No tardó en probar suerte en Broadway, donde actuar en el musical Pal Joel le sirvió para conocer a Stanley Donen. Tras llamar la atención de la MGM debutó en el cine junto a Judy Garland en Por mí y por mi chica (Busby Berkeley, 1942), entretenida película musical de la que fueron el único atractivo. Tras realizar todo tipo de musicales al lado de los mejores, incluido Fred Astaire en Ziegfield follies (Vincente Minnelli, 1946), se acordó de su viejo amigo Stanley Donen y decidió dirigir su primera película con él: Un día en Nueva York (1949), todo un éxito que preparó al mundo para el musical más aclamado de todos los tiempos: Cantando bajo la lluvia (1952), con su inolvidable “Singing in the rain”. Incompresiblemente, la película fue ignorada por los Oscar, que tan solo un año antes habían aplaudido Un americano en París (Vincente Minnelli, 1951), otro de los clásicos del genial Kelly, quien encontró en Leslie Caron su mejor pareja artística. Desde entonces, su carrera se enfrió y, aunque siguió maravillando al mundo con su sonrisa, ninguna de sus películas volvió a alcanzar la cima. Ni siquiera su fantástica dirección de Barbra Streisand en Hello, Dolly! (1969) fue bien acogida por la crítica. Murió a causa de dos apoplejías dejando atrás decenas de personajes a los que inculcó su entusiasmo y regaló sus talentosas piernas y su maravillosa voz. Pocos en Hollywood pueden presumir de tal talento como actor, bailarín, cantante, director y coreógrafo.

Hasta aquí el repaso a los 10 intérpretes más representativos del cine musical hollywoodiense. ¿Qué sería de El mago de Oz sin Judy Garland? ¿De Un americano en París sin Gene Kelly y Leslie Caron? ¿De Sombrero de copa sin Fred Astaire y Ginger Rogers? ¿Cómo concebir Levando anclas, Funny girl y Mary Poppins sin Frank Sinatra, Barbra Streisand y Julie Andrews? ¿Alguien imagina Grease sin John Travolta o Cabaret sin Liza Minnelli? Todos ellos son además una perfecta representación del cine musical de los años 30, 40, 50, 60 y 70, las cinco décadas en que se desarrolló el género, desde el clásico Astaire hasta el rockero Travolta. Estos diez intérpretes han hecho suyas películas míticas, han hecho suyo el cine musical. Para siempre.


© El copyright del texto pertenece exclusivamente a Juan Roures
© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras


18 comentarios:

  1. Uy, yo y los musicales... no nos llevamos muy bien. De hecho creo que será el género que menos me guste, así que no puedo opinar demasiado sobre el tema de hoy.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, es comprensible. Con otros géneros, puedo luchar por defenderlos, pero el musical puede gustarte o no, y hay poco que hacer. A mí me encanta. Un saludo!

      Eliminar
  2. Un articulo genial, aunque Judy Garland me ha dado mucha pena, para animarme voy a ver a Liza Minelli bailando el Single Ladies!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegra que te haya gustado! Liza en "Single Ladies" no tiene desperdicio: resulta algo extravagante, pero con 64 años ya les gustaría a muchas ser capaces de moverse como ella!

      Eliminar
  3. A mi me encantan los musicales. Tuvieron su momento de esplendor y ahora parece que de vez en cuando nos llega alguno. Es un género que a muchos les aburre...
    He disfrutados con todos los artistas que nombras. Por cierto, espero ver estos días 'Cita en san Luis' que creo que haber visto nunca (!!!).
    Es curioso como no siempre coinciden los grandes musicales con las grandes estrellas del musical. Me vienen a la mente: '7 novias para 7 hermanos', 'West Side Story', 'My fair lady'...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te puedes perder CITA EN SAN LUIS! Para mí es uno de los mejores musicales de la historia.
      Mucha razón en lo de las estrellas/grandes películas. "7 novias para 7 hermanos" es demasiado coral para que nadie destaque y "West Side Story" & "My fair lady", al tener a sus protagonistas dobladas (ambas por Marnie Nixon, de hecho), les hace difícil entrar a este top (aunque Audrey Hepburn se quedó cerca, porque en "Una cara con ángel" está radiante y realmente en "My fair lady" ella sí cantó, pero la traicionaron con el doblaje).
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Bueno, pues para no seguir dejándola de lado me he decidido a verla por fin. Por supuesto que me ha encantado sin embargo creo que sólo son dos canciones las que se quedan un poco más en el recuerdo: Meet me in St. Louise y The trolley song. La primera porque escucha varias veces y la segunda por alegre y pegadiza. Aún así todas las canciones son buenas. Gardland, pues como siempre, está maravillosa!!
      Divertida y alegre esta Cita en San Luis.
      Saludos.

      Eliminar
    3. Me alegro! "The trolley song" es mi canción musical favorita de todos los tiempos! Eso sí, "Have yourself a merry little Christmas" también es maravillosa y original de la película. y sí, Garland está genial, más vital que nunca.

      Eliminar
  4. Oh!! Qué gran post!!Me encantan los musicales, soy fan de todos los actores que has puesto. Yo también prefiero a Gene Kelly, tiene un aire más fresco, más canalla y sus coreografias y las de Fred Astaire son de las mejores!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Ahora si que me has tocado la moral!!! Ya sabes la influencia que tuvieron los musicales en el cine francés de la Nouvelle Vague, y en directores como Jacques Demy que hizo eas dos maravillas que fueron 'Las Señoritas de Rochefort' y 'Los paraguas de Cherburgo' con las hermanas Dorléac/Deneuve. Siempre nos quedará en la retina la elegancia de Fred Astaire, la alegría de vivr de Gene Kelly, el recuerdo de la adorable 'Dorita' o la 'triste' vedette del Cabaret. Eran tiempos en que, vencido el nazismo, el hombre creía que el mundo le pertenecía y valía la pena habitarlo (New York, New York, Un americano en París, Melodías de Broadway...) ¿Recordáis a Gene Kelly, el superhéroe americano, dando chicles a los niños parisinos?

    Luego vendrían los nuevos tiempos macarras, en los que el cinismo iba ganando terreno tras el desencanto de la Guerra de Vietnam, en la que el pueblo americano pago una tremenda factura a cambio de una derrota. John Travolta ya no es Gene Kelly, por mucho que nos fascine, que nos fascina.

    Tus entradas tienen una ventaja: animarnos a todos a realizar reflexiones. El cine musical me encanta y emociona. Gracias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus siempre interesantes reflexiones! Un saludo.

      Eliminar
  6. Barbra.....!!!
    :)

    Saludos
    David de observandocine.com

    ResponderEliminar
  7. Aunque ya lo comentamos en facebook, que no falte felicitarte de nuevo por este super reportaje! :D En Cinema Lights, los 3 somos grandes fans del género musical, así que nos encanta ver una lista como esta. Una servidora, además, está absolutamente de acuerdo con todos los nombres que has puesto y, por supuesto, con la primera posición de Gene Kelly!! :P

    ¡Saludooos!

    ResponderEliminar
  8. Fantástico tu reportaje, me ha encantado!

    Continuaré pasando por aquí a menudo a ver con qué cositas cinéfilas sorprendes a una :)

    Un abrazo,
    iRe ~ www.adnfriki.com

    ResponderEliminar
  9. Muy buen trabajo. Yo personalmente hubiera incluido en esas 10 estrellas a Cyd Charisse. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Cyd Charisse quedó fuera por muy poco al carecer de papeles protagónicos icónicos, pero sin duda es una actriz clave de muchas escenas memorables! Saludos

      Eliminar
  10. Hola amigo, interesante y bonito blog, por ello seria un placer para tenerte en nuestro trafficc-club, no se si lo conoces, es una iniciativa que se creo hace cuestion de dos meses y que ya cuenta con varios segudores, llegando a ser considerada como una de las mejores soluciones para aumentar nuestro traffico, y tener bastantes seguidores, muchas veces el exito no está en el lujo, el club está creado en un blog tal como el tuyo, no es un directorio comprado todo es gratis y creado por nosotros mismos, para que lo entiendas es algo como se suele decir, campechano, pero lo importante de todo es que muchos que lo están probando están viendo los resultados en poco tiempo, el club consiste en reunir gente bloggera o sitios web , y entre todos tenemos un unico fin el visitarnos, compartir, leernos, seguirnos, y pedimos en cada visita un minimo de un comentario por visita en el post que deseemos del blog amigo o blog a visitar, tambien se pide despues de dicho comentario hacerle un mas uno en dicho post, estamos consiguiendo lo que muchas redes sociales no logra, ten por seguro que no te estoy mintiendo, puedes comprobarlo tu misma, ya que yo no intento vender nada , pues solo es un blog normal y corriente con una iniciativa y no tengo ni publidad, solo el placer de poder ampliar aun mas la familia del club, bueno mejor no te comento más y lo ves por ti misma , te dejo la direccion del enlace, acercate que no te arrepentiras, es gratis , solo tienes que dejar un comentario en la pagina de administracion de dicho club en el enlace lo veras, no te cuesta nada probar, oscar vela un importante bloggero y propietario de uno de las comunidades de google, se unio ayer con nosotros, comentando en sus relatos, que la formula nuestra es sencilla y nadie la puso en practica, es por lo que esta asombrado de todos nuestros resultados, un saludo amigo y te esperamos.
    20 sitios web, ultimo incorporado al club: OSCAR VELA, LA TAVERNA DEL MASTÍ.
    www.siniestrotecamera37.blogspot.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...