16 abril 2013

Grandes canciones de películas

La música y el cine son compañeras inseparables. A veces, recordamos más la melodía de una película que la propia película en sí. Pero no hay que confundir a la banda sonora con las canciones. La primera es compuesta de forma uniforme por un compositor y acompaña al film de principio a fin de forma envolvente pero humilde, mientras que cada canción es creada de forma distinta e introducida en un punto concreto de la trama (o, incluso, en los créditos) para convertirse en protagonista indiscutible del momento. Hoy voy a hablar de las canciones de cine, y, para que podáis disfrutarlas una y otra vez, enlazaré cada título de canción a la canción correspondiente.

Dreamgirls, canciones de películas
Dreamgirls es la perfecta plataforma para el lucimiento
de Jennifer Hudson y Beyoncé Knowles
Hoy en día, las canciones de cine forman parte del imaginario musical colectivo, trascendiendo en múltiples ocasiones a la propia película. ¿Alguien recuerda a la película Por fin ya es viernes (Robert Klane, 1978)? Probablemente no, pero ¿a que os suena la canción “Last dance”? Y ¿qué os suena más, New York New York o la película del mismo título de 1977 de Martin Scorsese? No obstante, no hace falta que la película se pierda en el olvido para que la canción tome vida propia. Tanto el film Armas de mujer (Mike Nichols, 1988) como la canción “Let the river run” son bastante memorables, y, sin embargo, pocos recuerdan que la segunda forma parte de la primera (de hecho, para muchos ahora es la canción de Mapfre).

El origen de las canciones de cine se remonta a la mismísima llegada del sonido, pues la primera canción (Mother of mine, I still have you) pertenece al primer film sonoro (El canto de Jazz, de Alan Crosland, 1927). Sin embargo, fue a finales de los 70 cuando las canciones empezaron a cobrar vida propia e incluso competir en las listas de hits. “Best that you can do”, de Arthur, el soltero de oro (Steve Gordon, 1981); “Up where we belong”, de Oficial y caballero (Taylor Hackford, 1982); y “Flashdance… what a feeling”, de Flashdance (Adrian Lyne, 1983) fueron grandes éxitos de ventas. Todas ellas son canciones maravillosas, aunque pocos pueden decir lo mismo de los films que las lanzaron a la fama.

Tal como éramos. The way we were. Canciones de películas
Barbra Streissand protagoniza Tal como éramos
y canta la bella canción principal del la misma
Los productores descubrieron así el poder de una canción como promoción de una película. Antes incluso de verla, el público ya era fan de la misma gracias a haber escuchado la canción. Y eso que en ocasiones ésta ni siquiera forma parte de la trama, sino que tan sólo es añadida a los créditos, como en el caso de las bellísimas “The way we were”, del film Tal como éramos (Sydney Pollack, 1973) o “It goes like it goes”, de Norma Rae (Martin Ritt, 1979), que consiguen que dichos films nos atrapen desde los primeros segundos. Se trata de unos tonos ideales para crear la atmósfera que se quiere transmitir.

Puesto que los créditos han pasado a incluirse al final de las películas con cada vez más frecuencia, la función de una buena canción de cine ya no es crear el tono, sino resumir la esencia de la película y dejar a la audiencia con buen sabor de boca. Dos éxitos del 2012 son bellos ejemplos de esto: “No te puedo encontrar” pone fin a la Blancanieves de Pablo Berger con gracia, estilo y aire andaluz, mientras que “Strange love” cierra el Frankenweenie de Tim Burton con la justa mezcla de rareza, felicidad y nostalgia que la película ha transmitido durante todo su metraje. Tampoco los créditos de Armageddon (Michael Bay, 1998), Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario (Andrew Adamson, 2005) y Up in the air (Jason Reitman, 2009) serían lo mismo sin I don´t wanna miss a thingWunderkind y Up in the air, respectivamente. A veces, los créditos reúnen todas las emociones que hemos sentido a lo largo del film en forma de canción, como en el caso de Hotel Rwanda (Terry George, 2004) y su maravillosa Million voices.

Éowyn en Rohan. El Señor de los Anillos. Canciones de películas
Las canciones de El Señor de los Anillos hacen
honor a la tradición folclórica de Tolkien
El Señor de los Anillos, de Peter Jackson, también es ideal a este respecto. Cada una de las tres películas que conforman la trilogía cuenta con una canción final que transmite la esencia de las mismas. “May it be” surge al final de La comunidad del anillo (2001) para transmitir esperanza por regresar al hogar en tiempos de oscuridad, “Gollum´s song” pone fin a Las dos torres (2002) con anhelo y misticismo e “Into the west” cierra, no solo El retorno del rey (2003), sino la trilogía entera hablando de la vida y la muerte, y la posibilidad de encontrar la paz en ambas. El Hobbit (2012) ha recuperado esta tradición con “Song of the lonely mountain”, sobre el honor y el espíritu aventurero.

Judy Garland canta "Over the rainbow" en El mago de Oz
"Over the rainbow" da comienzo a El mago de Oz
en el mundo frío y sin color de la protagonista
Algunas películas ya no pueden concebirse sin sus canciones. ¿Qué sería de El mago de Oz (Victor Fleming, 1939) sin “Over the rainbow”, de Titanic sin “My heart will go on” o de Toy Story 3 (Lee Unkrich, 2010) sin “We belong together”? Pero no todo se lo deben los films a sus canciones. Ninguna de éstas serían tan emotiva si no la relacionáramos con los deseos de Dorothy por volver a casa, el amor trágico de Jack y Rose o los juguetes siguiendo con sus vidas pese a que los niños crezcan. El productor de Desayuno con diamantes (Blake Edwards, 1961) no tenía demasiado ojo para esto y estuvo a punto de quitar la canción “Moon river” del montaje final de la película. Por cierto la actriz Audrey Hepburn afirmó que la canción sería cortada por encima de su cadáver. El momento en que ella canta la canción mientras toca la guitarra en la ventana es uno de los más memorables y hermosos de la historia del cine.

Sin duda ayuda en este último caso el hecho de que la canción esté tan bien insertada en la trama. La costumbre de limitar las canciones a los créditos puede resultar algo molesta, sobre todo cuando solo parece una estrategia para obtener, al menos, una nominación a los Oscars. La Academia se dio cuenta de esto y exigió que, por lo menos, las canciones nominadas aparecieran nada más empezar los créditos. Fue esto lo que dejó a la bella “Masterpiece”, de la película W.E. (Madonna, 2011) fuera de la competición pese a haberse hecho con el Globo de Oro.

Audrey Hepburn canta "Moon river" en Desayuno con diamantes
Audrey Hepburn canta "Moon river" con sencillez
y gran belleza en Desayuno con diamantes
El Oscar a mejor canción, por cierto, pese a lo banal que pueda parecer, es uno de los primeros que se creó. La primera canción premiada fue “The continental”, de La alegre divorciada (Mark Sandrich, 1934) en la ceremonia de 1935. Desde 1941, se exigió que las canciones nominadas hubieran sido compuestas en exclusiva para las películas debido a que la canción ganadora, “The last time I saw Paris”, había sido comercializada antes de que la mediocre película Lady Be Good (Norman Z. McLeod, 1941) fuera siquiera estrenada. Fue esto lo que dejó fuera de la competición a la maravillosa canción “Come what may”, de Moulin Rouge (2001), que en realidad había sido compuesta para el anterior film de Baz Luhrmann, Romeo+Julieta de William Shakespeare (1996), que al final no la incluyó. Luhrmann aprendió la lección y ha contado con un tema original de Lana Del Rey para su extravagante versión de El gran Gatsby (2013), la maravillosa “Young and beautiful, clave para la historia de amor entre los protagonistas, la cual cuenta con grandes posibilidades para los próximos Oscars.

"Accidentally in love". Shrek 2: canciones de películas
"Accidentally in love" es la única canción de
Shrek 2 compuesta para la genial película
Esta categoría tiene además una particularidad: se puntúa a las canciones candidatas y solo las que obtienen más de 8,5 son nominadas, lo que supone que no haya un número fijo de nominadas (a partir de 1945, se limitó a un máximo de cinco), pudiendo no haber siquiera categoría si ninguna canción está a la altura. En 2011, “Real for río”, de Rio (Carlos Saldanha) y “Man or Muppet”, de The Muppets (James Bobin) fueron las únicas candidatas.

Curiosamente, ambas eran películas familiares. Y es que este tipo de cine, particularmente el cine de animación, es uno de los que mejores canciones nos ha regalado. “Once upon a December”, de Anastasia (Don Bluth y Gary Goldman, 1997); “When you believe”, de El príncipe de Egipto (Simon Wells, Steve Hickner y Brenda Chapman, 1998); Belleville rendez-vous, de Bienvenidos a Belleville (Sylvain Chomet, 2003), “Accidentally in love”, de Shrek 2 (Andrew Adamson, Kelly Asbury y Conrad Vernon, 2004), Believe, de Polar Express (Robert Zemeckis, 2004), “Let it grow”, de Lorax: en busca de la trúfula perdida (Chris Renaud, 2012) y “Touch the sky”, de Brave (Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell, 2012) son algunos de los mejores ejemplos.

La bella y la bestia. Disney. Canciones de películas
La bella y la bestia fue la primera película con tres
canciones nominadas al Oscar a mejor canción
Aunque las precursoras son, por supuesto, las películas Disney, estudio que desde sus orígenes ha concedido una enorme importancia a las canciones. De hecho, Blancanieves y los siete enanitos (David Hand, 1937) fue la primera película en comercializar su disco de canciones, con clásicos como “Hey ho”.  Desde entonces, decenas de canciones nos han hecho soñar gracias a la más pura mágica Disney: “Baby mine”, de Dumbo (Ben Sharpsteen, 1941); “The bare necessities”, de El libro de la selva (Wofgang Reitherman, 1967); “Under the sea”, de La sirenita (John Musker y Ron Clements, 1989); A whole new world, de Aladdín (John Musker y Ron Clements, 1992), “Can you feel the love tonight?”, de El rey león (Rob Minkoff y Roger Allers, 1994); “Colors of the wind”, de Pocahontas (Miek Gabriel y Eric Goldberg, 1995); “I won´t say I´m in love, de Hércules (John Musker y Ron Clements, 1997); “I´ll make a man out of you”, de Mulan (Barry Cook y Tony Bancroft, 1998); We are one, de El rey león 2 (Darrell Rooney y Rob LaDuca, 1998), “Son of man”, de Tarzán (Kevin Lima y Chris Buck, 1999); y “I´m on my way”, de Hermano oso (Aaron Blaise y Bob Walker, 2003) son algunos maravillosos ejemplos. De hecho, nadie concibe estos clásicos sin las canciones que los acompañan. (Para más al respecto, ver el artículo 'Las 50 mejores canciones Disney').

De todos modos, no hay que confundir a las películas musicales, que cuentan con cuatro o cinco canciones como mínimo y no se sostendrían sin ellas, con las películas que incluyen una o dos canciones memorables pero no basan su fuerza en ellas. La bella y la bestia (Gary Trousdale y Kirk Wise, 1991) con su romántica “Beauty and the beast” y otras tantas es claro ejemplo de lo primero, mientras que El planeta del tesoro (John Musker y Ron Clements, 2002) y su nostálgica “I´m still here” lo es de lo segundo.

Flashdance, canciones de películas
Flashdance fue todo un éxito entre
los jóvenes gracias a su vivo tema principal
Por supuesto, todo buen musical está plagado de canciones memorables, aunque en la mayoría de los casos éstas parten del musical original de Broadway y no se identifican tanto con las películas como tales. Aun así, el musical cinematográfico nos ha regalado excelentes canciones, tales como la simpática “Cheek to cheek”, de Sombrero de copa (Mark Sandrich, 1935); la romántica “The way you look tonight”, de En alas de la danza (George Stevens, 1936); la alegre “The trolley song”, de Cita en San Luis (1944); la nostálgica “Chim chim cheere”, de Mary Poppins (Robert Stevenson, 1964); la divertida “You´re the one that I want”, de Grease (Randal Kleiser, 1978); la marchosa “Fame”, de Fama (Alan Parker, 1980); la impactante “I´ve seen it all”, de Bailar en la oscuridad (Lars von Trier, 2000); la profunda Falling slowly, de Once (John Carney, 2006) o la emotiva “Gotta go my own way”, de High School Musical 2 (Kenny Ortega, 2007). Incluso cuando la banda sonora de una película parte de la obra de teatro original, es común que ésta cuente con un par de canciones nuevas, como sucede con Cabaret (Bob Fosse, 1972), que añadió la potente “Mein Herr” al repertorio original. En ocasiones, ésta es tan solo una estrategia para asegurarse una nominación más a los Oscars, como en el caso de Los Miserables (Tom Hooper, 2012) y la canción “Suddenly”.

Esta última, por cierto, perdió el premio frente a la vibrante “Skyfall”, de Skyfall (Sam Mendes, 2012), interpretada por la mismísima Adele. Y es que cada vez son más los artistas internacionales dispuestos a formar parte de la industria del cine. Bruce Springsteen aportó “Streets of Philadelphia” a Philadelphia (Jonathan Demme, 1994), Bob Dylan “Things have changed” a Jóvenes prodigiosos (Curtis Hanson, 2000) y Regina Spektor la maravillosa “The Call” a la no tan maravillosa Las crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian (Andrew Adamson, 2008). La reina del country Dolly Parton aportó Travelin´Thru a Transamérica (Duncan Tucker, 2005) y la estrella del hip-hop Eminem incluso aprovechó para protagonizar 8 millas (Curtis Hanson, 2002), en la que cantaba “Lose yourself”. Beyoncé fue incluso nominada al Globo de Oro por su actuación en Dreamgirls (Bill Condon, 2006), aunque era su interpretación de “Listen” lo realmente destacable.

Harold y Maude, canciones de Cat Stevens
El gran Cat Stevens pone la música a Harold y Maude,
mezclando temas clásicos con nuevas composiciones
De todos modos, una buena canción de cine no se mide tanto por su calidad en sí, como por el modo que complementa a la historia y transmite la esencia de la misma. Por ejemplo, hay quien considera que “Raindrops keep fallin´ on my head”, aunque maravillosa, es más una intromisión a la trama de Dos hombres y un destino (George Roy Hill, 1969) que un apoyo a la misma, pero nadie imagina Solo ante el peligro (Fred Zinnemann, 1953) sin “Do not forsake my, oh my Darlin”; El graduado (Mike Nichols, 1967) sin “Mrs. Robinson”Harold y Maude (Hall Ashby, 1971) sin If you want to sing out, sing outNashville (Robert Altman, 1975) sin “I´m easy”; Top Gun (Tony Scott, 1986) sin Take my breath awayEl guardaespaldas (Mick Jackson, 1992) sin “I have nothing”, The Wonders (Tom Hanks, 1996) sin That thing you do, Los chicos del coro (Christophe Barratier, 2004) sin Vois sur ton cheminLa casa de las dagas voladoras (Zhang Yimou, 2005) sin “Beauty Song (Jia Ren Qu)”Slumdog Millionaire (Danny Boyle, 2008) sin  Jai Ho, Corazón rebelde (Scott Cooper, 2009) sin The weary kind o Mi nombre es Khan (Karan Johar, 2010) sin Noor-E-Khuda. Todas estas canciones son especiales porque nos recuerdan a historias de amor, aventura y sueños; porque basta escucharlas para rememorar a los personajes de estas películas y basta cantarlas para viajar a su corazón una vez más.

Os dejo mi lista de Youtube con todas las canciones mencionadas (click aquí). Recordad que podéis escuchar cualquiera de las canciones pinchando en los nombres de las mismas. Para que no digáis que no os mimo.


© El copyright del texto pertenece exclusivamente a Juan Roures
© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras


24 comentarios:

  1. Genial entrada!! Soy una gran fan de las bandas sonoras y de las canciones de cine en particular, y como gran amante de los musicales me has traido buenos recuerdos de las películas clásicas con grandes canciones. Enhorabuena!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, ese era uno de mis propósitos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Hola! ¡Qué ilusión ver este artículo! :D Nos ha gustado mucho todo el repaso que has hecho a todos los tipos de canciones y el nombramiento de algunas de las más representativas! Disney, por supuesto, no podía faltar, aunque sí que, como dices, muchas de ellas -sobre todo las de la época dorada de los 90-, son más propias de musicales.

    También nos ha gustado mucho, por supuesto, ver "The Call" -muuuuy fans de Reguna Spektor-, "Streets of Philadelphia", el fragmento dedicado a las grandes canciones de la saga TLOTR :), "The way we were" y, cómo no, "Touch the sky"!!! Ah!, por cierto, gracias por explicarle a una servidora porqué narices varían el número de nominadas en la categoría de mejor canción original (el año de las dos únicas contendientes me pareció absolutamente penoso...).

    ¡Muchas gracias por hacernos pasar un rato tan cinematográficamente musical y, claro está, darnos más ideas para los especiales de canciones de los juegos que hacemos en el blog :P!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Me alegro mucho de que os haya gustado. Las canciones que mencionáis están entre mis favoritas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ha sido maravilloso escuchar (y cantar) tantas canciones geniales de seguido. Había olvidado lo bonita que es la canción del final de "El Hobbit" y me ha encantado que mencionaras "The Call" de Regina Spektor. "Colores en el viento" resulta fabulosa, estuvieron muy inspirados con Pocahontas porque "Rio abajo" tambien es preciosa.
    Sin embargo, quiero destacar una canción de "Las Crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario" de Alanis Morissette: Wunderkind
    http://www.youtube.com/watch?v=sGS_5mGfkfg

    I keep singing after finishing your article!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Sin duda Pocahontas tiene grandes canciones, y la verdad es que muchas de las películas que menciono tienen varias canciones realmente destacables. El rey león, por ejemplo, tiene las geniales "Be prepared", "I wanna be a lion king", "Hakuna Matata" o "Circle of life", pero me he quedado con una por film para ponerme un límite.
      Gracias por recordarnos la canción Wunderking; es sin duda una maravilla, aunque me quedo con The Call.

      Eliminar
    2. ¡Muy fans también de Wunderkind! :D

      Eliminar
    3. jeje, en realidad yo también lo soy, así que, visto el éxito, he decidido añadirla al artículo! a ver si la encontráis ;) (para que veáis que las opiniones se tienen muy en cuenta en este blog)

      Eliminar
  4. Gran post. Yo que soy una amante de la música en el cine y como bien dices no puedes separar película de canción, me ha encantado tu escrito. Por cierto he echado de menos a Time's goes by de Casablanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Geni. Muchas gracias por tu comentario. Sabía que alguien preguntaría por esa canción. Te explico porqué no está incluida: fue escrita en 1931 y añadida a la película "Casablanca" después. En este artículo he tenido en cuenta las canciones creadas en ex profeso para los films. Por el mismo motivo no incluyo "It´s raining men", por ejemplo, pese a que muchos la asocien a El diario de Bridget Jones, o muchas canciones de musicales que pertenecen a las obras teatrales y no son originales de las películas. Un saludo.

      Eliminar
  5. Esta vez te lo has currado pero de lo lindo! Ole!!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, la verdad es que no te lo niego, pero si lo valoráis me quedo contento!

      Eliminar
  6. Si señor, como siempre un post de lo más explicativo. A mi me gusta más una banda sonora discreta, que no estorbe, que no quiera protagonismo, que acompañe a la trama pero sin estridencias (como por ejemplo en Mamá que sabías exactamente el momento en que iba a pasar algo debido a la música y eso le resta sorpresa y fuerza a la película). Aunque siempre hay excepciones como por ejemplo Trainspotting en el que sus canciones deslizadas durante el metraje me encantan, o la serie Misfist donde los temas son potentes y bien traídos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario! Yo estoy contigo! De hecho, soy gran defensor del uso de canciones y música en el cine, pero siempre como acompañamiento y sin afán de efectismo barato jeje, un saludo!

      Eliminar
  7. Muy útil el listado de canciones de Youtube... lo escucharé varias veces mientras hago otras cosas y luego volveré a este post... je je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro! Lo creé precisamente para que podáis disfrutar de todas estas maravillosas canciones como queráis :)

      Eliminar
  8. Yo no tengo mucho oído la verdad, sea canción o banda sonora, me son o indiferentes o no las percibo pero algunas me han sido excepcionales. Buen repaso, muy completo. Dos rápidas que has mencionado que no están mal son we belong together y la del hobbit, la de Audrey me gustó, creo que aun cuando hay quienes le ponen dudas a su voz ella me gusta, pero nada del otro mundo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es comprensible, a mucha gente le pasa. La verdad es que para mí el sonido es la mitad de una película, y una buena banda sonora o una bonita canción de vez en cuando son grandes factores a su favor. Fantásticas las canciones que mencionas, creo que la de El Hobbit debería haber optado al Oscar este año. Y la voz de Audrey quizá no sea para grabar discos (tampoco se lo propuso ni mucho menos), pero es muy acorde para canciones como "Moon river"; además, la magia del momento es superior a la voz en sí. ¡Un saludo y gracias por el comentario!

      Eliminar
  9. Que buenos temas. Te iba a decir me gusta este, luego leí el otro y el otro. Todos me gustan, la música es fundamental para las películas.
    Saludos
    David de observandocine.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten :) He seleccionado una mezcla de las canciones más míticas y mis favoritas.

      Eliminar
  10. Tienes toda la razón: la música es un elemento narrativo de vital importancia para el cine, y contribuye a fomentar nuestras emociones, nuestras pasiones o nuestros temores, siempre que esté bien integrada en el discurso.Algunos, como Quentin Tarantino, usan con mucha fuerza piezas muy divulgadas, usadas de un modo muy especial, aunque en Django me ha defraudado mucho. Como siempre aciertas en los temas que eliges. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus siempre interesantes comentarios. Tarantino suele aportar buenas canciones, aunque éstas casi nunca son originales de sus films. Justo su última película da comienzo con el tema "Django", compuesto exclusivamente para ella, que estuvo apunto de ser añadido a este artículo.

      Eliminar
  11. Sin duda alguna para mi, la mejor es Into the West...quien haya visto el documental del DVD de "El retorno del Rey", jamás podrá escuchar esa canción sin una lágrima en los ojos por el contexto de la trilogía como de la vida misma.

    Cameron Duncan fue un joven cineasta neozelandés que realizó varias películas con él de personaje principal tratando un tema peliagudo, su cáncer. En una era prisionero de su enfermedad y en otra jugaba el último partido de béisbol con su equipo (símil de su último partido en la vida).

    Impresionó su forma de trabajar (con 4 petardos hacía escenas bélicas en primer persona dignas de una prometedora carrera) al equipo de ESDLA, de tal manera que le dedicaron, basándose en su prematura y anunciada muerte esta canción. Como dato decir que la primera vez que sonó esta canción en público compuesta por Howard Sohre y Annie Lennox fue en el entierro de Cameron Duncan al que acudió Peter Jackson (Cameron le dijo ser gran fan de ESDLA y sentía no poder verla acabada) y el equipo de especialistas de combate (orcos, huruk-hai...) que le realizó el honor más grande que puede hacer un neozelandés a otra persona, una "Hakka".


    Sabiendo todo esto, escuchando otra vez Into the West...para mi es imposible no pensar en que sea la mejor canción de película de la historia. Por cierto, un último dato, Peter Jackson incluyó sus cortos (no recuerdo si enteros) en los extras del DVD de "El retorno del Rey", dignos para disfrutarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Into the West" también es mi canción favorita (y no sólo de películas). Vi los extra de El retorno del rey y son muy emotivos, al igual que la preciosa canción. Siempre he dicho que quiero que suene en mi propio funeral. Muchas gracias por este completo comentario. Un saludo :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...