08 octubre 2017

San Sebastián 2017: mejores y peores películas

Como siempre, el Festival de San Sebastián ha supuesto el gran evento cinematográfico de España, diez días de cinefilia constante para disfrutar del séptimo arte en todas sus formas: viéndolo, sintiéndolo, comentándolo y escuchando a sus protagonistas. Os dejo con los 51 títulos que he podido ver en su 65ª edición, todo un récord, ordenados del peor al mejor (desde mi punto de vista, por supuesto). (Para impacientes, en las imágenes de los márgenes tenéis el Top 15.)

51. La villa (Robert Guediguian, Francia, Perlas). Ariane Ascaride,  Jean-Pierre Darroussin,  Gérard Meylan,  Jacques Boudet, Anaïs Demoustier y Robinson Stévenin comparten un invierno en una apacible cala cerca de Marsella donde estalla todo tipo de conflictos emocionales. El planteamiento augura un filme agradable, pero el guion, las interpretaciones y la puesta en escena parecen competir por ser el elemento más artificial, desembocando en irritación constante.

La llamada, de Javier Ambrossi y Javier Calvo
# 15 La llamada, de Javier Ambrossi y Javier Calvo
50. Las hijas de abril (Michel Franco, México, Horizontes Latinos). Emma Suárez ofrece una interpretación forzada e insufrible en este drama inexplicablemente receptor del Premio del Jurado de la sección Un Certain Regard de Cannes. La relación entre una adolescente embarazada, su novio y su estrambótica madre da lugar a innumerables giros imposibles donde se impone la vergüenza ajena. Horrible de principio a fin.

49. Beyond Words (Urszula Antoniak, países Bajos, Sección Oficial). Pretencioso y hueco, este drama sobre un joven berlinés que queda conmocionado cuando un polaco desastrado se presenta como su padre es insoportable pese a su escasa duración. Sólo se salva, aunque sin sorprender, la bella fotografía en blanco y negro.

48. Inmersión (Wim Wenders, Alemania, Sección Oficial). El antaño gran realizador de París, Texas (1984) se ha conformado esta vez con un irregular entretenimiento romántico impulsado por la presencia de Alicia Vikander y James McAvoy. Ella es una biomatemática que trabaja en un proyecto de inmersión marina para demostrar su teoría sobre el origen de la vida; él, un ingeniero hidráulico que ha sido tomado como rehén en Somalia por los terroristas yihadistas. Sobran clichés y falta profundidad en los variados temas.

#14 Alanis, de Anahí Bernerri
47. Princesita (Marialy Rivas, Argentina / Chile / España, Nuev@s Director@s). Inspirada en hechos reales, esta cinta nos adentra en una secta cuyo líder impone a una niña el destino de procrear junto a él a su sucesor. El resultado es interesante, pero demasiado evasivo y hasta pretencioso, perdiendo poco a poco el interés del espectador pese a su incendiaria propuesta.

46. Fireworks, Should We See it from the Side or the Bottom? (Nobuyuki Takeuchi y Akiyuki Shinbo, Japón, Sección Oficial). Tras la maravillosa Your Name (Makoto Shinkai, 2016), la Sección Oficial del Zinemaldi vuelve a tener cabida para el anime a través de un romance de ciencia-ficción aún más edulcorado que aquel que vuelve a jugar con el tiempo pero con mucho menos efecto y demasiado infantilismo. Tierna, pero olvidable.

45. La douleur (Emmanuel Finkiel, Francia, Sección Oficial). El dolor de Marguerite Duras (convincente Mélanie Thierry) ante la espera de su marido, deportado por la Gestapo en 1944, da lugar a un filme durísimo sobre el miedo a la vida y la muerte. La narración pausada y meticulosa, aunque apropiada, resulta pesada.

#13 Amante por un día, de Philippe Garrel
44. The Charmer (Milad Alami, Dinamarca, Nuev@s Director@s). Milad Alami ofrece una peculiar mirada a la creciente comunidad iraní en Escandinavia a través de un encantador joven que dedica las mañanas a trabajar en una empresa de mudanza para poder mandar dinero a sus familiares en Irán y las noches a busca una mujer que le garantice la estancia en Dinamarca. Ardalan Esmaili es un buen protagonismo, pero el tratamiento es demasiado distante.

43. Pailalim (Daniel Palacio, Filipinas, Nuev@s Director@s). Impulsada por las potentes imágenes del cementerio que habita ilegalmente un sepulturero con su familia, esta cinta ofrece una desgarradora mirada a los suburbios pobres de Filipinas. Cuando la hija pequeña cae enferma, el padre opta por robar un cadáver como única solución; buscando así vida en la muerte. Aunque bien rodada, la cinta se antoja lenta y difusa.

42. La buena esposa (Björn Runge, Suecia / EE.UU., Sección Oficial). Aunque mil veces contada, esta historia de una mujer que lleva toda la vida sacrificando sus sueños por los de su marido es bastante entretenida, ofreciendo el guion incluso momentos de lucidez sobre las contrariedades del éxito y la creatividad. Glenn Close está fantástica, como siempre, pero ha estado mejor en el pasado, con lo que las campanas de Óscar carecen de sentido.

#12 Pororoca, de Constantin Popescu
41. Le sens de la fête (Olivier Nakache y Eric Toledano, Francia, Sección Oficial). Los populares realizadores de Intocable (2011) se recuperan del espanto de Samba (2014) con una alocada comedia sobre los despropósitos del mundo de las bodas que resulta harto entretenida e hilarante pese a las múltiples ocasiones desaprovechadas. Jean-Pierre Bacri lidera un buen reparto.

40. Licht (Barbara Albert, Austria, Sección Oficial). Este bien ambientado drama histórico nos traslada a la Viena de 1777, donde Maria Theresia Paradis, pianista ciega de 18 años, se somete a un milagroso tratamiento para recuperar la vista que le hace perder el virtuosismo musical. Así, el arte planta cara a la vida en una cinta que resulta algo pesada a raíz del tono monocorde y la falta de empatía generada por sus personajes.

39. The Captain (Robert Schwentke, Alemania / Francia / Polonia, Sección Oficial). Pese a la excelente fotografía de Florian Ballhaus, premiada por el jurado, la historia de un soldado de 19 años andrajoso y hambriento que, al término de la II Guerra Mundial, roba un uniforme de un capitán, reúne a un grupo de desertores y comienza a matar y saquear a su paso a través de la golpeada Alemania nazi se antoja chirriante y manierista.

38. The Square (Ruben Östlund, Suecia, Zabaltegi). La receptora de la última Palma de Oro de Cannes explora los límites del riesgo artístico y la corrección política a través de una curiosa sucesión de gags escasamente conectados. Es valiente y escandalosa, sí, pero también ruidosa y reiterante, continuando la mala racha de vencedores del prestigioso certamen galo (aunque, eso sí, al menos este año es un triunfo arriesgado).

#11 El león ha muerto esta noche, de Nobuhiro Suwa
37. Cargo (Gilles Coulier, Bélgica / Países Bajos / Francia, Nuev@s Director@s). En las aguas frías del Mar del Norte, un hombre salta por la borda de su barco de pesca, dejando a sus hijos con una enorme deuda y la necesidad de recuperar los lazos que perdieron a raíz de sus distintas personalidades. Aunque filmado con elegancia y sensibilidad, este drama resulta demasiado pausado, en parte a raíz del escaso carisma de sus personajes.

36. Loving Pablo (Fernando León de Aranoa, España / Bulgaria, Perlas). El irregular Aranoa nos acerca a la ya manida figura de Pablo Escobar desde el íntimo punto de vista de la periodista Virginia Vallejo, quien compartió con él un estrambótico romance. Hablar en inglés con acento colombiano torna a Javier Bardem y Penélope Cruz en intérpretes forzados, pero aun así ambos dominan la pantalla en lo que supone un digno entretenimiento.

35. Sollers Point (Matthew Porterfield, EE.UU., Sección Oficial). El atractivo McCaul Lombardi da vida a un joven en libertad condicional que vive en casa de su padre tras pasar un año en la cárcel. Deseoso de recuperar su vida, el chico recorre su barrio de Baltimore en busca de trabajo, pero los fantasmas de su interior son difíciles de superar. Trabajo sensible pero algo difuso y demasiado pausado.

#10 El autor, de Manuel Martín Cuenca
34. The Leisure Seeker (Paolo Virzì, Italia, Perlas). Helen Mirren y Donald Sutherland, ambos espléndidos, encarnan a una pareja que decide afrontar la constatación de que el final de sus días se acerca para hacer un último viaje donde la vida y la muerte no dejan de entrelazarse. Aunque reiterante y tópica, esta road movie es simpática, tierna y conmovedora. Eso sí, la fuerza mostrada por Paolo Virzì en Locas de alegría (2016) brilla por su ausencia.

33. Happy End (Michael Haneke, Austria / Francia / Alemania, Perlas). El siempre impactante Haneke reúne a Jean-ouis Trintignant e Isabelle Huppert como padre e hija tras  la extraordinaria Amor (2012) para ofrecer otra dura reflexión sobre las familias contemporáneas. Tan deliberadamente gélida como chocantemente absurda, la cinta destaca poco dentro de su filmografía, mas no carece de interés.

32. La vida y nada más (Antonio Méndez Esparza, España, Sección Oficial). Aunque harto humilde tanto en medios como en pretensiones, esta naturalista historia de una madre soltera (empática Regina Williams) que lucha desesperadamente por cuidar a sus complicados hijos resulta conmovedora. El tratamiento cuasidocumental otorga máximo realismo.

31. Morir (Fernando Franco, España, Sección Oficial). Tras debutar con La herida (2013), Franco vuelve a unirse a la maravillosa Marián Álvarez para ofrecer otro durísimo drama, esta vez alrededor de la aceptación de la muerte. Andrés Gertrudix no está a la altura del personaje, pero el resultado es intenso, de un desgarro rara vez visto donde, por suerte, hay lugar para bienvenidos toques de humor.

#9 La novia del desierto, de Cecilia Atán y Valeria Pivato
30. El museo de las maravillas (Todd Haynes, EE.UU., Perlas). Aunque la infantil trama del libro de Brian Selznick no da para mucho, el siempre elegante realizador de Lejos del cielo (2002) y Carol (2016) ofrece un soñador cuento bellamente filmado y musicalizado que alterna la elegancia de los años 20 con la nostalgia de los 70. Sobresale la presencia de Julianne Moore.

29. Ravens (Jens Assur, Suecia, Nuev@s Director@s). Filmado con una soltura envidiable para tratarse de una ópera prima, este drama nos adentra en la vida de una granja sueca donde la madre hace lo posible por mantener unida una familia encabezada por un padre cada vez más psicótico. Las imágenes son poderosas y las interpretaciones, harto naturales.

28. Soldados. Una historia de Ferentari (Ivana Mladenovic, Rumanía, Sección Oficial). La joven Ivana Mladenovic retrata con valentía la pobreza de Rumanía a la par que nos acerca a la intimidad de la relación entre dos hombres, acontecida con ternura y secretismo en humildes interiores. El guion destila honestidad y la realización, candor.

27. La mujer que sabía leer (Marine Francen, Francia, Nuev@s Director@s). La ganadora de la sección de debutantes nos traslada a un pueblo de 1852 que resulta brutalmente privado de todos sus varones tras la represión ordenada por Napoleón III. El resultado es un mundo de mujeres que es puesto patas arriba por la llegada de un hombre. Aunque el interesante planteamiento termina tornado en un romance algo insípido, la elegante puesta en escena, de tintes pictóricos, mantiene la intensidad.

#8 Matar a Jesús, de Laura Mora
26. Handia (Jon Garaño y Aitor Arregi, España, Sección Oficial). Entre la leyenda y la realidad, este filme cuenta la historia de un famoso gigante del País Vasco con un lirismo que recuerda a joyas vascas recientes como Loreak (Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, 2014) y Amama (Asier Altuna, 2015), ambas presentes en la Sección Oficial de este festival, de la que se fueron de vacío. Pese a ser menos destacable que los otros dos títulos, este peculiar drama ambientado en el siglo XIX se ha hecho con el Gran Premio del Jurado.

25. Una especie de familia (Diego Lerman, Argentina / Brasil / Polonia / Francia / Alemania, Sección Oficial). La gran Bárbara Lennie encarna a una médica de clase media sumida en una pesadilla a raíz de su innato deseo de ser madre. Innumerables —algo excesivos— obstáculos legales y morales entorpecen alcanzar su bello sueño, sumiendo al espectador en su impotencia y su desgarro.

24. Village Rockstars (Rima Das, India, Nuev@s Director@s). A través de una niña de 10 años que sueña con conseguir una guitarra para formar un grupo de música en una remota aldea india, la joven Rima Das hace un bello homenaje al pueblo donde se crio, ofreciendo hermosas instantáneas de la vida diaria. El tratamiento documental se antoja algo distante, pero la bucólica fotografía seduce de principio a fin.

23. The Cakemaker (Ofir Raul Graizer, Alemania / Israel, Culinary Cinema). Aunque harto convencional, esta historia sobre un joven que decide trasladarse a Jerusalén para conocer a la familia de su recién fallecido amante resulta muy entretenida y harto conmovedora. Receptora del Premio Especial del Jurado de la sección East of the West del festival de Karlovy Vary, la cinta ofrece una interesante mirada al choque de culturas entre oriente y occidente.

#7 Una mujer fantástica, de Sebastián Leilo
22. Ni juge, ni soumise (Jean Libon, Yves Hinant, Bélgica / Francia, Sección Oficial). Hilarante y lleno de crítica social, este documental es una sucesión de gags donde la nada convencional jueza Anne Gruwez atiende a criminales de todo tipo, a menudo procedentes de países árabes, lo que da lugar a una interesante radiografía de la variopinta sociedad belga. Se echa en falta mayor profundidad en su compleja protagonista, así como una brújula narrativa.

21. Sin amor (Loveless) (Andrei Zvyagintsev, Rusia, Perlas). El aplaudido realizador de Leviatán (2014) ofrece un duro drama sobre una pareja en crisis que debe afrontar la desaparición de su hijo. La suma elegancia visual envuelve con sarcasmo una cruel radiografía de la clase media rusa, a la que dan vida brillantemente Maryana Spivak, Alexey Rozin y Matvey Novikov. La cinta se hizo con el Premio del Jurado de Cannes.

20. Borg / McEnroe (Janus Metz, Suecia / Dinamaca / Finlandia, Perlas). En la línea de Rush (Ron Howard, 2013), este drama nos acerca al mundo del tenis a través de la rivalidad entre dos leyendas: el sueco Björn Borg (Sverrir Gudnason) y el norteamericano John McEnroe (sorprendente Shia LaBeouf), a quienes nos enseña a comprender pese a sus difíciles personalidades. Energía pura para una de las cintas más entretenidas del año.

19. madre! (Darren Aronofsky, EE.UU., Perlas). Extraña hasta decir basta, esta cinta está llena de símbolos sobre la violencia de la sociedad contemporánea, aceptando interpretaciones religiosas, ecologistas y creativas. El virtuosismo visual y la fuerza de las interpretaciones de Jennifer Lawrence y Javier Bardem compensan la falta de lógica de una trama que va enloqueciendo a nivel exponencial.

#6 The Disaster Artist, de James Franco
18. En realidad, nunca estuviste allí (Lynne Ramsey, EE.UU. Perlas). La valiente directora de Tenemos que hablar de Kevin (2011) regresa con un sugerente a la par que impreciso thriller sobre la odisea de un antiguo veterano de guerra para salvar a una niña secuestrada. Gran trabajo de un Joaquín Phoenix (mejor actor en Cannes), a quien envuelve una cautivadora puesta en escena.

17. La gran enfermedad del amor (Michael Showalter, EE.UU. Perlas). Criado en la creencia musulmana pero ateo declarado, Kumail Nanjiani protagoniza esta obra escrita por él mismo en base a sus propias vivencias. Lo acompañan  Zoe Kazan,  Ray Romano y una deslumbrante Holly Hunter que podría perfectamente optar al Óscar. Los conflictos culturales y la enfermedad se empeñan en estropear el por lo demás sincero noviazgo hallado en el corazón de esta ingeniosa comedia dramática.

16. Custodia compartida (Xavier Legrand, Francia, Perlas). Además de la mejor ópera prima, esta cinta dio al joven Legrand la mejor dirección del Festival de Venecia. Y es que su trabajo es realmente extraordinario para tratarse de un debutante. Terrorífico pero lleno de cándida autenticidad, este drama ofrece una cruda mirada a la violencia doméstica, alternando entre la frialdad institucional y el salvajismo pasional.

#5 120 pulsaciones por minuto, de Robin Campillo
15. La llamada (Javier Ambrossi y Javier Calvo, España, Gala TVE). Basado en la obra teatral homónima, este divertido musical ofrece extraordinarias interpretaciones por parte de Macarena García,  Anna Castillo,  Belén Cuesta y Gracia Olayo, risas a raudales e hipnóticos números musicales a la par que estudia temas polémicos como la homosexualidad o el propio amor en el terreno religioso. Uno de los divertimentos del año.

14. Alanis (Anahí Berneri, Argentina, Sección Oficial). Anahí Berneri se ha convertido en la primera mujer receptora de la Concha de Plata a mejor dirección del Zinemaldia por contar la historia de una trabajadora sexual (valiente Sofía Gala, receptora de otra Concha de Plata, la de mejor actriz), madre de un niño pequeño, que lucha por hacerse un hueco en una sociedad que no parece aceptar la vida que valientemente ella ha escogido. El simbolismo visual sólo es superado por el sensible guion.

13. Amante por un día (Philippe Garrel, Francia, Zabaltegi). Tras una ruptura, una joven regresa a casa de su padre, donde descubre que este tiene una relación con una joven de su misma edad. La exquisita fotografía en blanco y negro, las naturales interpretaciones de Éric Caravaca,  Esther Garre y  Louise Chevillotte y por supuesto la siempre bella dirección de Garrel conforman un maravilloso retrato del amor y su ausencia.

#4 Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri,
de Martin McGonagh
12. Pororoca (Constantin Popescu, Rumanía, Sección Oficial). La desaparición de un niño es uno de los acontecimientos más espantosos que pueden asumirse. Bodgan Dumitrache se ganó la Concha de Plata por su desgarradora encarnación de un padre enloquecido por el supuesto secuestro de su hija. Largos planos secuencia y una extensa duración que no se hace nada larga conforman un drama colmado de tensión y conmoción.

11. El león duerme esta noche (Nobuhiro Suwa, Francia / Japón, Sección Oficial). En la cinta más arriesgada de la S.O., un actor veterano atrapado por el pasado (el mítico Jean-Pierre Léaud), se instala en secreto en una casa abandonada donde hace tiempo vivió el gran amor de su vida. Entretanto, un grupo de niños tratan de rodar una película de terror. Tan múltiples son los sentimientos explorados como las interpretaciones posibles.

10. El autor (Manuel Martín Cuenca, España, Sección Oficial). Martín Cuenca sorprende con la mejor película de su carrera, un inteligente drama con toques de comedia costumbrista que nos adentra en la vida de un edificio de barrio a través de un escrito (genial Javier Gutiérrez) ávido por encontrar su voz. El imaginativo guion reflexiona con sutileza sobre la creación literaria y su relación con el propio arte de estar vivo.

9. La novia del desierto (Cecilia Atán y Valeria Pivato, Argentina, Horizontes Latinos). Paulina García y Claudio Rissi comparten un inusitado romance que invade la dura historia de una mujer cuya vida se tambalea cuando la familia a la que lleva décadas sirviendo decide vender la casa que ella aprendió a llamar hogar. Entre el western, la road movie y la comedia romántica, esta ópera prima es realmente extraordinaria.

#3 The Florida Project, de Sean Baker
8. Matar a Jesús (Laura Mora, Colombia, Nuev@s Directo@s). Tras contemplar el asesinato de su padre y ser consciente de la corrupción institucional, una joven (perfecta Natasha Jaramillo),  decide tomarse la justicia por su mano, acercándose al sicario artífice del crimen (Giovanni Rodríguez, también debutante). Pero, claro, matar no es tan fácil, sobre todo cuando la víctima desvela una inesperada humanidad. La violenta atmósfera de Medellín, llena de vida pero también de muerte, ofrece una experiencia insólita.

7. Una mujer fantástica (Sebastián Leilo, Chile, Horizontes Latinos). Receptora del mejor guion de Venecia, donde muchos lamentaron que Daniela Vega se quedara sin reconocimiento, este drama sigue a una mujer trans en el Chile contemporáneo, donde, tras el fallecimiento de su amante, debe aceptar que todos la traten, bien como infante, bien como monstruo. Conmovedora y llena de fuerza, en la línea de Gloria (2013), el filme previo de Leilo. Suyo es el Sebastiane Latino a mejor cinta LGTB latinoamericana del año.

6. The Disaster Artist (James Franco, EE.UU., Sección Oficial). La flamante receptora de la Concha de Oro lo es por sorpresa, pero no sin merecimiento. James Franco escribe, dirige y protagoniza una genial comedia agridulce sobre el rodaje de The Room (2003), del excéntrico Tommy Wiseau, una de las peores películas de la historia. La risa está garantizada, pero la cinta también tiene hueco para fuertes emociones acerca del afán por hacer cine. “El peor día en un rodaje es mejor que el mejor día en cualquier otra parte”, dice una de sus actrices.

#2 Caras y lugares, de Agnès Varda y JR
5. 120 pulsaciones por minuto (Robin Campillo, Francia, Perlas). Receptora del Gran Premio del Jurado de Cannes tras ganarse las lágrimas del propio Pedro Almodóvar esta emotiva pero harto naturalista cinta nos traslada a principios de los 90 en París, donde un grupo de jóvenes trata de generar conciencia sobre el SIDA. Nahuel Pérez Biscayart y Adèle Haenel encabezan el maravilloso reparto de este homenaje al activismo receptor del Premio Sebastiane a mejor cinta LGTB del certamen.

4. Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri (Martin McDonagh, EE.UU., Perlas). La guerra iniciada por una mujer contra la policía de su pueblo ante la impasividad con que se abordó el asesinato de su hija lleva a un desgarrador, aunque también hilarante, retrato de las ansiedades de la América profunda. El ingenioso guion de McDonagh es digno del Óscar, al que también podría optar algunos de sus perfectos intérpretes: Frances McDormand,  Woody Harrelson,  Sam Rockwell,  Peter Dinklage y John Hawkes.

3. The Florida Project (Sean Baker, EE.UU., Perlas). Tras la sorprendente Tangerine (2015), Sean Baker se supera a sí mismo con una de las mejores películas del año, una hipnótica mirada a las aventuras de tres niños en un motel cercano a Disney World donde los sueños plantan cara a la precariedad. Escrita con ingenio, interpretada con frescura y filmada con poesía, la cinta logra ser alborozada y devastadora al mismo tiempo.

#1 Call Me By Your Name, de Luca Guadagnino
2. Caras y lugares (Agnès Varda y JR, Francia, Proyección Especial Premio Donostia). A sus 89 años, Agnès Varda, receptora de uno de los tres Premios Donostia de este año (Junto a Monica Bellucci y Ricardo Darín) está en perfecta forma. Así lo demuestra en este documental, donde ella y el artista gráfico urbano y fotógrafo JR realizan un conmovedor viaje durante el que retratan las caras y los lugares del maravilloso mundo que habitamos. Receptor del máximo galardón de documentales del TIFF, está joya respira vida.

1. Call Me By Your Name (Luca Guadagnino, Italia / Francia, Perlas). La mejor película del festival y del año nos adentra en el conmovedor romance entre un adolescente (magnífico Timothée Chalamet) y un estudiante (deliciosamente seductor Armie Hammer) invitado a su casa de campo un verano para ayudar a su padre. La belleza de sus primeros e ingenuos acercamientos sólo es superada por la del conmovedor final, una vez los sentimientos han sido puestos sobre la mesa.

Como veis, las propuestas este año han sido irregulares en todas las categorías, si bien el 65º Zinemaldia nos ha regalado algunas de las mejores películas del año, muchas de las cuales tardarán meses en estrenarse… Si es que llegan a hacerlo. Otras irán pasando por la cartelera durante las próximas semanas, ¡seguidles la pista!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...