31 octubre 2013

10 películas de terror para vivir el espíritu de Halloween

Llegamos a una fiesta tan cuestionada como querida y, aunque todos sabemos que Halloween tiene poco de europeo, es difícil no dejarse llevar estos días por un espíritu envolventemente aterrador. Para ello, nada mejor que disfrutar de unos cuantos títulos de terror y, ya que el año pasado dediqué mi entrada a la historia de este género en “Terror para un buen Halloween”, hoy voy a profundizar en diez títulos muy distintos entre sí que, sin ser necesariamente las mejores películas de terror (algunas ni siquiera dan miedo, dirán algunos), ofrecen diez formas muy distintas de celebrar este día al gusto de cada uno.

La novia cadáver (Tim Burton, 2005)
La novia cadáver fue premiada por la National Board
of Review como la mejor película animada del 2005
 Halloween nostálgico: La novia cadáver (Tim Burton, 2005). Este film de animación es la forma perfecta de celebrar este día sin pasar miedo. La esencia de Edgar Allan Poe se entrelaza con el musical en esta bella versión de un cuento ruso-judío del Siglo XIX sobre un hombre (primer trabajo de doblaje de Johnny Depp) que se promete por error a una mujer muerta (entrañables gestos y voz de Helena Bonham Carter) al colocar un anillo en su dedo. Con la técnica del stop-motion mejorada desde Pesadilla antes de Navidad (Henry Selick, 1993), Tim Burton recrea con encanto un pueblo tristón de la época victoriana. El original cineasta traslada sus habituales preocupaciones (la incomprensión social, la lucha entre la luz y la oscuridad y la fascinación por la muerte) a esta historia sobre dos mundos irreconciliables: un aburrido y agobiante mundo de los vivos frente a un alegre y despreocupado mundo de los muertos. Danny Elfman, colaborador habitual del cineasta, añade una maravillosa banda sonora plagada de envolventes canciones (“According to plan”, “Tears to shed”…) que son perfectamente insertadas en la trama de esta nostálgica historia sobre la relación entre la vida y la muerte y la necesidad de aceptar la conexión entre ambas.

24 octubre 2013

Baz Luhrmann y sus romances épicos de estética extravagante

Sólo Baz Luhrmann podría coger la novela clave de la decadencia del “sueño americano” y convertirla en un espectacular romance en 3D. Por supuesto, hablo de El Gran Gatsby (2013), una de las películas más sonadas del año, la cual no ha dejado a nadie indiferente. Y es que el director de éxitos como El amor está en el aire (1992) y Moulin Rouge (2001) se ha forjado un estilo cinematográfico tan único que es difícil de ignorar. Con sólo cinco títulos, Luhrmann se ha convertido en uno de los directores más inconfundibles del panorama cinematográfico actual. Aprovechando que nos encontramos en uno de los raros años en que estrena obra, hoy he decidido sumergirme en la trayectoria de este extravagante director.

Luhrmann dirige a Leonardo DiCaprio y Carey Mulligan en su peculiar versión de El Gran Gatsby
Luhrmann dirige a Leonardo DiCaprio y Carey Mulligan
en su peculiar versión de El Gran Gatsby
Luhrmann nació en el estado de Nueva Gales del Sur (Australia) el 17 de septiembre de 1962 y asistió al St. Joseph´s Hasting Regional School, al Port Macquarie y al Sydney Grammar School. Aunque su nombre de nacimiento es Mark Anthony, pronto adoptó el apodo de “Baz” a raíz de su parecido con Basil Brush, un zorrillo alocado protagonista de “El show de Basil Brush”. Los empleos de sus progenitores fueron clave en su vocación, ya que su madre era maestra de baile y su padre un granjero que, además de trabajar en una gasolinera, poseía un cine.

14 octubre 2013

10 verdades en defensa del cine español (dedicadas a Montoro)

El pasado 8 de octubre, el Ministro de Hacienda Cristóbal Montoro hizo una desafortunada declaración sobre el cine español, afirmando que la crisis de éste no se debe a los impuestos o la falta de ayudas, sino a su calidad; palabras sin duda inapropiadas en contra de nuestra cultura que ningún político debería pronunciar sobre su propio país. De poco sirve que días después cambiase de idea al afirmar que “el cine español está entre los mejores”: el daño ya estaba hecho. Y la pena es que muchos en España piensan lo mismo: que el séptimo arte de nuestro país, además de aburrido y malo, trata siempre de lo mismo. ¿Es esto cierto? Hoy os presento 10 verdades sobre el cine español, dedicadas a Montoro y a todos aquéllos que infravaloran nuestro cine.

Drama español: Cría cuervos (1976)
Drama español: Cría cuervos... (1975)
 El oscuro contexto histórico. Antes de nada, conviene recordar que hace menos de cuarenta años España se encontraba sumida en una de las dictaduras más largas del siglo XX. La Dictadura de Franco (1939-1975) supuso que, mientras en países como EE.UU., Francia, Italia o Japón se creaban obras maestras, en nuestro país sólo se fomentaran películas como Raza (José Luis Sáenz de Heredia, 1942), canto fascista a favor del Generalísimo. Aún así, cineastas como Juan Antonio Bardem (Muerte de un ciclista, 1955), Luis Buñuel (Viridiana, 1961), Luis García Berlanga (El verdugo, 1964), Carlos Saura (La caza, 1965) y Víctor Erice (El espíritu de la colmena, 1973) se las apañaron para hacer grandes películas que, además de atreverse a criticar el franquismo como nadie lo había hecho antes, resultan tan envolventes hoy como lo fueron en su día. Pero, claro, éstos eran unos pocos osados: por lo general, la industria cinematográfica española estaba por completo oprimida (como todo lo demás, a fin de cuentas). El franquismo es al cine español lo que la Nouvelle Vague al cine francés o el Neorrealismo al cine italiano; haced las cuentas.

08 octubre 2013

10 películas para acercarse al cine asiático contemporáneo

Se suele decir que el cine europeo presenta un ritmo muy pausado en relación al cine estadounidense, y que, a su vez, el cine asiático presenta un ritmo muy lento con respecto al europeo. Esto, unido a las diferencias culturales, ha relegado al cine asiático a un segundo plano en la mente de la mayoría de los espectadores, cinéfilos incluidos. Con la excepción del anime japonés, las películas de países asiáticos como China, Israel o la India han sido reducidas al ámbito de los festivales, más allá de la comprensión de la audiencia occidental. Sin embargo, los pocos que se atreven con él, suelen quedar maravillados por su diferente modo de hacer cine, la belleza de las imágenes y, lo que es más importante, la universalidad de historias que, a simple vista, parecen pertenecer a una dimensión distinta.  Como amante del cine asiático, he decidido rendir tributo a este cine presentándoos diez excelentes películas de países tan distintos como Taiwán, Japón o Irán, las cuales he seleccionado por su sencillez y valor universal a la hora de retratar la vida contemporáneo al otro lado del globo.

Caminar sobre las aguas (Eytan Fox, 2004). Israel
Dos hombres muy diferentes aprenden a comprenderse
en la intrigante Caminar sobre las aguas
 Caminar sobre las aguas (Eytan Fox, 2004). Israel. Aunque todos los films del israelí Eytan Fox tocan de un modo u otro los conflictos de identidad relacionados con la cultura y la homosexualidad en un país a menudo convertido en una burbuja opresora, esta película es quizá su mejor obra gracias a transmitir todas esas ideas mientras cuenta una historia intrigante sobre la amistad y el deber. Un liquidador profesional (Lior Ashkenazi) se enfrenta a un gran dilema cuando los hijos del ex oficial nazi que debe asesinar se convierten en sus amigos: ella (Caroline Peters), en la mujer que le atre, y él (Knut Berger) en el hombre que le enseña a ver la homosexualidad y el odio racial con otros ojos. Nuevos horizontes se abren ante este rudo pero profundo protagonista en un thriller digno de las obras más hipnóticas de Hollywood. // Recomendaciones similares: Yossi & Jagger (Fox, 2002), La novia siria (Eran Riklis, 2004), La burbuja (Fox, 2006), El pequeño tallarín (Ayelet Menahemi, 2007), Yossi (Fox, 2012).

03 octubre 2013

¿Por qué aparece Legolas (Orlando Bloom) en la película de 'El Hobbit'?

Póster de El Hobbit: la desolación de Smaug, Legolas y Tauriel
Póster de la segunda parte de El Hobbit,
con los Elfos Legolas y Tauriel
Hace dos días pudimos disfrutar del tráiler de El Hobbit: la desolación de Smaug, segunda película de la trilogía de El Hobbit, de Peter Jackson, cuyo estreno se prevé para el 13 de diciembre de 2013. Pero no voy a hablar de las expectativas, que desde luego ya no son tan altas como lo eran a la hora de recibir la primera parte, ni de la trama que tratará una segunda parte que promete mucha acción (quizá demasiada).

Hoy voy a embarcarme en uno de mis habituales largos artículos para solventar una duda, cada vez más próxima a crisis existencial, que ronda la red. ¿Por qué aparece Legolas en las películas de El Hobbit si el libro ni siquiera lo menciona? ¿Tan necesitado de trabajo estaba Orlando Bloom? ¿Tantas ganas de dinero fácil tenía Peter Jackson? La comunidad de internautas no para de especular a este respecto, muchos de ellos verdaderamente indignados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...